top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Beneficios cognitivos de ser bilingüe



Siempre, se ha señalado la importancia de hablar una segunda lengua, sobre todo, alguna de aquellas que tienen mayor presencia en el mundo, como un recurso para facilitar la comunicación al viajar o para tener mejores oportunidades de empleo. Pero esto no es el único provecho que tiene el ser bilingüe, pues, a nivel cerebral y cognitivo, se presentan muchos cambios benéficos.


La definición de qué significa exactamente ser bilingüe no está muy clara. Para algunos, es dominar dos lenguas a la perfección; mientras que, para otros, basta con saber las reglas gramaticales y cierto vocabulario de un segundo idioma, para darse a entender, aunque se cometan algunos errores. Cada quien tiene su propia perspectiva, pero, en realidad, el nivel de conocimiento que se tenga no interesa mucho en este momento; lo importante es estar familiarizado con otra lógica lingüística que no sea la materna, pues esto tiene repercusiones positivas en procesos cognitivos, más allá de la comunicación.


Varios estudios de neurolingüística, en su intento por descifrar cómo es que el aprendizaje de idiomas afecta al cerebro, han demostrado que las personas bilingües desarrollan una mayor capacidad de atención, concentración y memoria, lo que las vuelve más habilidosas a la hora de desempeñar funciones ejecutivas, como el cálculo mental, la comprensión de textos y la resolución de problemas.


La doctora Ellen Bialystok, de la Universidad de York, en Canadá, señala que tener un cerebro bilingüe retrasa, hasta cinco años, la aparición de los síntomas de enfermedades relacionadas con la memoria, tales como el Alzheimer y la demencia. Así, aprender un segundo idioma a una edad temprana es un modo de prepararse para llegar al envejecimiento de la manera más saludable posible.


¿Cuál es la influencia de los idiomas?

Naturalmente, todas las habilidades nuevas que desarrollamos tienen un impacto en el cerebro. En este caso, aprender una segunda lengua y ponerla en práctica nos obliga a alternarla con la otra que ya conocemos, es decir, según se requiera, nuestro cerebro está en constante actividad, eligiendo entre uno y otro idioma, lo que hace que se estimulen diferentes áreas neuronales que también están involucradas en la ejecución de otras tareas no lingüísticas.


Gracias a estudios electromagnéticos, se ha comprobado que las personas bilingües registran mayor actividad en el lóbulo frontal del cerebro y en los ganglios basales; a su vez, la materia gris –que contiene cuerpos neuronales y sus somas–, asociada al procesamiento de la información, es más densa, lo que explica el rendimiento cognitivo.


Entonces, a diferencia de una persona monolingüe, una bilingüe presenta mayor capacidad de concentración, atención y memoria, porque las estructuras cerebrales encargadas de esas funciones son las mismas que se trabajan al seleccionar y enfocarse en el idioma en el que desea hablar; por lo tanto, las tiene más entrenadas.


Lo anterior quedó demostrado en un experimento que realizó el equipo de la doctora Bialystok: se les pidió tanto a personas bilingües como monolingües que condujeran sus vehículos; después de un rato, se les dieron diversas instrucciones mientras continuaban manejando. Al final, ambos grupos empeoraron en su conducción al momento de escuchar las indicaciones; no obstante, los errores no fueron tan notorios en la gente que hablaba dos idiomas.


¿Son más inteligentes?

En definitiva, NO; las personas bilingües no son más ni menos inteligentes que las monolingües. La inteligencia es un tema aparte y no se define por la cantidad de idiomas que se hablan, pero lo que sí es un hecho es que utilizar o pensar en dos lenguas constantemente involucra procesos mentales extra, los cuales modifican al cerebro, proporcionándole un entrenamiento que se traduce en una ventaja para la ejecución de casi cualquier actividad cognitiva.


No obstante, en contraparte de todos los beneficios que supone hablar dos idiomas, los estudios también han revelado que los bilingües pueden ser más lentos al hablar y más propensos a titubear al expresar las palabras; esto, porque inconscientemente tratan de controlar a su cerebro para que las dos lenguas no se opongan.


Lo que queda por definir

Si bien, es cierto que, a nivel de aprendizaje, es mejor acercarse a los idiomas desde pequeños, es importante resaltar que la edad no necesariamente afecta los beneficios cognitivos que ofrece el ser bilingüe. Asimismo, las habilidades tampoco dependen de qué tan bien se hablen las lenguas, sino de la alternancia entre ellas.


Por otro lado, aunque todavía no hay evidencias, los expertos creen que hablar lenguas parecidas también repercute en los procesos cognitivos, ya que, entre más similares sean, el esfuerzo que emplea el cerebro para diferenciarlas es mayor; por ende, hay más estímulo. En cambio, si los idiomas son opuestos, las diferencias se hacen evidentes y la tarea cerebral de categorización se suaviza. De igual forma, tampoco se ha logrado comprobar si estas habilidades se intensifican en una persona políglota o si es más fácil incorporar una tercera lengua a un cerebro que ya domina dos. La opinión de los científicos es que, teóricamente, no deberían existir diferencias entre una persona bilingüe y una multilingüe, puesto que lo que importa es la acción cerebral de intercambiar los idiomas, mas no la cantidad; en cuanto a la facilidad de aprendizaje, si el cerebro ya está entrenado para asimilar información lingüística nueva, entonces, es capaz de recibir más.


Antes de 1960, ser bilingüe, sobre todo, en edades tempranas, era considerado una discapacidad que retrasaba el desarrollo de los niños, al forzarlos a invertir demasiada energía para aprender y diferenciar entre uno u otro idioma. Hoy, sabemos que esto no es así, sino todo lo contrario; los beneficios son muchísimos, además de que nunca es tarde para aprender una segunda lengua.





























Comments


bottom of page