top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Correspondencia en la distanciaAspectos que llevaron a la educación en línea



A finales del siglo pasado, con el crecimiento de la tecnología y la necesidad de instrucción, en nuestro país, hubo un incremento en la educación en línea, la cual, entre otras ventajas, conlleva grandes beneficios para quien desea cursar algún tipo de preparación, se trate de un grado escolar, una carrera universitaria, un posgrado o, sencillamente, alguna actualización.

Tal modalidad de formación, surgió por derivación de la educación a distancia, sólo que para su florecimiento se juntaron ciertos factores.

La correspondencia

El artículo “Importancia de la educación a distancia en la actualidad”, de Juan Carlos Monsalve Gómez,1 especialista en pedagogía de la virtualidad, cita como origen de la educación a distancia en el mundo, el caso de Anna Eliot Ticknor (1823-1896), quien, en Boston, Massachusetts, en el año 1873, fundó una sociedad para fomentar los estudios en el hogar. Ésta sería la primera escuela por correspondencia de su país, que también dio pie al establecimiento de una biblioteca de préstamos, mediante la cual los alumnos obtenían los materiales para prepararse; cabe decir que, entre los seguidores de esta organización, había mujeres jóvenes con educación mínima y otras que, teniéndola, buscaban un aprendizaje más avanzado. Por su parte, en Alemania, ocurrió algo similar una década después y, en Suecia, también sucedió lo mismo, pero a través de un periódico que, en esa época, convocaba a un curso de redacción por correo.

En nuestro país, la posibilidad de transmitir el conocimiento por esta vía, se vislumbró alrededor del año 1921, con el surgimiento de escuelas en zonas rurales bajo el control de la Secretaría de Educación Pública, que comenzó a crear programas para sus maestros, los cuales eran enviados por correspondencia. Este manejo y el requerimiento de evaluar a los educadores dio paso, 18 años más tarde, a que este modelo adquiriera el nombre oficial de Misiones Culturales. Con ello, las lecciones, los cuadernos de trabajo y la evaluación de los profesores eran trasladados por servicio postal a lejanas poblaciones, por supuesto llegaban a destiempo.

Posteriormente, llegó la influencia de Open University, una institución pública de educación superior del Reino Unido, que nació en 1969 y que, bajo este esquema, comenzó a tener gran éxito, pues resultó ser toda una novedad que nos acercaba a la modernidad. Esto sirvió para que, tres años después, la Universidad Autónoma de México (UNAM) implementara el Sistema de Universidad Abierta (SUA).

Para 1995, la UNAM puso en marcha la Red de Educación Continua (REDEC), con el objetivo de establecer un sistema de dependencias universitarias con programas académicos (diplomados, cursos, talleres y seminarios), y fortalecer los vínculos con los sectores gubernamentales y empresariales de la sociedad y de las organizaciones nacionales e internacionales. Para este tiempo, estaba claro que este servicio propiciaba la formación independiente, pues los inconvenientes de horario, lugar, edad, trabajo, entre otros, desaparecían ante el interés de cursar una carrera, siempre y cuando, ésta se adecuara a este esquema de enseñanza.

A partir de ese momento y debido a las necesidades de integrar a los alumnos que quedaban fuera de matrícula, esta casa de estudios comenzó el Programa de fortalecimiento y expansión de la educación abierta y a distancia, con el cual se ha tenido una amplia progresión en este rubro. A la fecha, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) suma casi 40 instituciones, entre públicas y privadas, que brindan este servicio.

Más adelante, bajo el Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia (SUAyED), instaurado hace ya 11 años, y junto al impulso de las tecnologías de la información a los procesos educativos, la educación media superior y superior se han extendido a grandes sectores de población, contando hoy en día con la impartición de bachillerato, licenciaturas, posgrados y educación continua.

Actualmente, en las circunstancias que vivimos, este esquema de preparación ha cobrado notoriedad, pues una parte considerable de la población se ha visto en la necesidad de continuar sus estudios a través de la educación en línea, que finalmente es educación a distancia; además, un número considerable de personas también han visto este programa educativo como una enorme oportunidad para emprender algún tipo de capacitación.

Con lo anterior, queda por sentado que la distancia ya no es considerada un impedimento para aprender, sin embargo, aún hay muchas aristas que se han abierto y suceden a nivel mundial; por ejemplo, una de las principales es la enorme brecha digital, que marca la desigualdad que presentan las poblaciones, en términos de distribución y acceso a las tecnologías de la información y a la comunicación.

De ahí que la transición de la oferta académica tradicional a la digital se esté dando de forma gradual, pues se considera que no todas las instituciones están preparadas para hacer esta transformación, no obstante, con el crecimiento de la educación a distancia, esto supone un gran reto.

El tema está servido.


Una experiencia

En su exposición TED de agosto de 2013, Daphne Koller, 2 cofundadora de Coursera, una plataforma de educación virtual, fundada en 2011 y desarrollada por académicos de la Universidad de Stanford, instaba a las universidades de prestigio para que ofrecieran cursos en línea, no sólo como un servicio, sino como una forma de despertar, en los alumnos, el afán por la investigación, además de la oportunidad para conocer cómo cada examen, foro o discusión, pueden contribuir a crear una base de datos sobre la forma como se procesa y asimila el conocimiento.

Una situación interesante que compartía la expositora es que, a diferencia de la educación presencial, la que se imparte en línea requiere de toda la atención de los alumnos, pues, al menos en ciertos niveles (medio superior), el contacto físico con semejantes y la interacción con otros medios y actividades se presta a distracción, pero en la educación en línea los alumnos tienen la oportunidad de interactuar de forma directa e inmediata con el material impartido, lo cual también sirve para evaluar su nivel de atención.




Comentarios


Los comentarios se han desactivado.
bottom of page