top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Detrás de la luna de octubre



“De las lunas, la de octubre es más hermosa, porque en ella se refleja la quietud…”, reza la canción Luna de octubre, interpretada por el célebre Pedro Infante; una idea que refleja la admiración y el misterio que siempre ha existido en torno al único satélite natural de la Tierra, el cual gira en torno a ella, y, en particular durante este mes, luce más grande y más brillante que en el resto del año.

¿Por qué se da ese fenómeno?

Particularmente, cada mes, la Luna llega a su perigeo, ubicándose más cerca de la Tierra, y también a su apogeo, cuando está más lejos, un fenómeno que es normal en cualquier época del año, por tanto, los expertos han afirmado que no existe alguna explicación científica, sobre esta apreciación en particular. Quedando algunas situaciones, como las siguientes, que podrían explicar esta percepción.

En primer lugar, cuando coinciden el perigeo y la primera luna llena del mes, el satélite, visto desde la Tierra, luce mucho de mayor tamaño y radiante, por lo cual suele llamarse superluna. Por ejemplo, no hay que olvidar aquélla que tuvo lugar el domingo 16 de octubre de 2016, cuando apareció 14 por ciento más grande que su tamaño habitual, dando como resultado, una de las noches más luminosas del año; incluso, pudo notarse de color anaranjado, ya que las ondas de luz azuladas y cortas, al tener que atravesar una gran distancia atmosférica, se dispersaron, derivando en esa tonalidad.

En segundo lugar, los expertos refieren la belleza de esta luna al cambio de estación, de verano a otoño, lo cual genera que oscurezca más temprano y que la duración de la noche parezca mayor, así que podemos observarla más tiempo.

Otro hecho adicional que se suma a la singularidad de la luna de octubre, es que, debido a que las lluvias de los meses anteriores han despejado el cielo y a que el satélite carece de atmósfera, el límite de su área iluminada y de la parte que se observa oscura, es muy nítido, visto desde la Tierra.

Por último, está la cuestión emotiva, que podría explicar porqué no vemos igual la luna de octubre a la de otra época del año. Su belleza refiere a una atmósfera acogedora y agradable, que precede a las celebraciones del Día de Muertos y a Halloween, respectivamente, pero también a un contexto que antecede al fin de año, un tiempo de encuentros y de buenos deseos.

Por los motivos que sean, la luna de octubre, siempre será celebrada.


Luz para cazar
Sin adentrarnos en cuestiones mitológicas o aquéllas relacionadas con fenómenos como las mareas, una tradición refiere que, con la claridad de la luna de octubre, los nativos americanos ubicaban el inicio de la época de cacería, pues los animales se encontraban en su mejor momento, gracias a la temporada previa de cosecha. Era el tiempo de recolectar alimentos para sobrevivir al invierno. Así que, como nunca, la luz del astro era bien aprovechada para seguir a las presas.

Y, en torno a octubre, otra forma de acercarse a ella

Si quiere saber más sobre los fenómenos del gran satélite y le fascina observarlo, puede hacerlo, a través de la Noche Internacional de Observación de la Luna (InOMN, por sus siglas en inglés), un evento público de divulgación anual que nació hace diez años, patrocinado por la misión Lunar Reconnaissance Orbiter, la División de Exploración del Sistema Solar en el Goddard Space Flight Center de la NASA y otras organizaciones astronómicas, y cuyo fin, es la observación, la apreciación y la comprensión de la Luna, en relación a su conexión con la ciencia y la exploración planetaria.

La fecha que se elige para este encuentro, es aquélla donde existe una mejor visibilidad lunar. Generalmente, tiene lugar entre septiembre y octubre de cada año, destacando, en particular, el que se realizó el 5 de octubre de 2019, pues se conmemoraba el 50 aniversario del aterrizaje del Apolo 11.

Esta convocatoria ha dado pie a más de 500 eventos organizados en más de 40 países, ya sea en universidades, observatorios, escuelas, museos, parques, bibliotecas y en reuniones astronómicas, lo cual, sin duda, permite una excelente retroalimentación en torno a la observación lunar.

Este año, la cita fue el pasado 26 de septiembre, y, no obstante, en algunos sitios se presentó al aire libre a través de telescopios, en su mayoría se dio de forma virtual. Para 2021 será el 16 de octubre y para 2022, el día primero.


Otra curiosa manifestación
Por cierto, para el 31 de octubre, se espera una extraña luna azul, que se conoce así, no porque el astro adopte ese color, sino porque con este nombre se conoce a la segunda luna llena, que se presenta en un mismo mes dentro del calendario gregoriano, un fenómeno que se da cada 2.5 o tres años, aproximadamente, debido a que el ciclo de la luna llena ocurre cada 29.5 días, lo que en promedio da margen a que, si ésta se presenta el primero o segundo día del mes, puede ser que ocurra nuevamente al concluir éste, lo cual se ha llamado luna azul.

Las próximas lunas azules serán en marzo de 2023, mayo de 2026, diciembre de 2028 y septiembre de 2031.

留言


留言功能已關閉。
bottom of page