top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Dos prodigiosas del piano, que están conquistando al mundo



Se trata de las jóvenes mexicanas María Hanneman y Daniela Liebman, que han puesto en alto el nombre de nuestro país



México, rico en cultura y tradiciones, ha sido cuna de innumerables talentos musicales a lo largo de su historia. Sin embargo, en la era contemporánea, es imperativo destacar a jóvenes prodigios que están revolucionando el mundo de la música clásica; en este caso, el del piano.


Nos referimos a dos pianistas mexicanas que están atrayendo la atención internacional, no sólo por su técnica impresionante y madurez artística, sino, también, por la frescura y pasión con la que interpretan cada pieza.



María Hanneman: la joven promesa del piano clásico mexicano


Desde que sus pequeños dedos tocaron por primera vez un piano de juguete, a la edad de tres años, María no ha dejado de sorprender al mundo, con su increíble talento. Ese primer encuentro, que, para muchos niños, no es más que un juego, para ella, fue el preludio de una apasionante carrera que la ha llevado a los escenarios más icónicos del orbe.


Nacida en la Ciudad de México, en 2006, esta joven prodigio del piano comenzó su educación musical en el Conservatorio Nacional de Música del INBA. Para cualquier persona, estudiar música puede ser un desafío; para María, ha sido una vocación.


Versatilidad musical


Pero su pasión por la música no se queda en el piano. Aunque éste es su instrumento principal y el que le ha dado reconocimiento internacional, María también ha mostrado interés por el violín y el canto. Sus raíces en la música clásica se ven complementadas con su amor por el jazz, el pop e, incluso, el rock clásico, mostrando una versatilidad y madurez musical poco común en alguien de su edad.


Piezas como el Rondo Capriccioso, de Mendelssohn, y Las campanas, de Rachmaninoff, forman parte de su repertorio, aunque, también, se le puede ver tocando temas de Ariana Grande o Elvis Presley.



“Si trabajas muy duro, al final, los sueños sí se cumplen, y se siente bien bonito cuando eso pasa. Si tienen un sueño, no se rindan”.
María Hanneman

Una corta pero brillante carrera


A sus escasos 17 años de edad, ya ha deslumbrado a las audiencias, en el Carnegie Hall, en Nueva York; el Mozarteum de Salzburgo, en Austria; el Palacio de Bellas Artes y en el Festival Internacional Cervantino, en México.


Su colaboración con el reconocido tenor mexicano Javier Camarena, en 2020, y su destacada participación en competencias internacionales, como la International Music Competition, donde obtuvo el Gran Prize Virtuoso, sólo son testimonios del brillante camino que aún tiene por delante.


María no sólo es un orgullo para México, sino, también, una inspiración para jóvenes músicos alrededor del mundo. Con más de 40 conciertos y recitales a su nombre, y participaciones con orquestas internacionales, esta joven promesa ha dejado claro que todavía tiene mucho por ofrecer.


Además de su carrera musical, María es embajadora de la Fundación Sempiterno, que ayuda a comunidades en pobreza extrema, en Oaxaca.


Ahora, desde España, donde reside con sus padres, se prepara para dar el siguiente gran paso en su formación musical. Pero, sin importar cuánto avance en su carrera, siempre habrá un pequeño piano rojo de juguete, que marcó el inicio de su apasionante viaje en el mundo de la música.



Daniela Liebman: la revelación del piano


Desde las bulliciosas calles de México hasta los ilustres pasillos del Carnegie Hall, la historia de Daniela surge como un testamento al poder transformador de la música clásica. Con apenas 21 años, Daniela ha deslumbrado al mundo, no sólo por su virtuosismo, sino, también, por su apasionada interpretación y conexión profunda con cada nota.


Con un linaje familiar impregnado de talento musical –un padre violinista, un bisabuelo cantor y una abuela concertista, en Nueva York–, Daniela encontró su voz en las teclas del piano. A los nueve años, hizo su debut con la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, marcando el comienzo de una carrera que la llevaría a actuar con más de treinta orquestas de renombre internacional.


Talento en ascenso


A los 15 años, ya había dejado huella en escenarios emblemáticos, como Bellas Artes y el Carnegie Hall. Fue en Jalisco donde su talento verdaderamente floreció, llevándola a ganar el prestigioso International Music Piano Competition. Su impresionante habilidad no pasó desapercibida por el productor ganador del Grammy, David Lai, quien no sólo la incorporó a la distinguida agencia Park Avenue Artists, sino que, también, produjo su primer álbum.


Con galardones de competencias internacionales y presentaciones aclamadas en teatros de renombre, en el 2018, vio el nacimiento de su álbum debut. Las críticas elogiaron su profunda sensibilidad y técnica impecable, posicionando el material en los primeros lugares de las listas de música clásica más prestigiosas del mundo.


Lo que realmente distingue a Daniela es su comprensión holística de las artes. Su amor por la gastronomía, la arquitectura, el cine y la literatura se refleja en cada interpretación, ofreciendo a la audiencia no sólo una pieza musical, sino una experiencia emocional y cultural completa.



"Mi sueño es convertirme en una buena pianista, que sabe mucho de la música del mundo y de la música bastante".
Daniela Liebman


Actualmente, la joven prodigio se encuentra perfeccionando su arte bajo la tutela de la profesora de música Yoheved Kaplinsky, en la renombrada Julliard School of Music, en Nueva York.


En 2014, Daniela recibió el Premio Nacional de Juventud de México; en 2016 y 2017, fue nombrada una de las “40 mexicanas más creativas del mundo”, por Forbes México; y ese mismo medio la nombró, en 2018, una de las “100 mujeres más creativas y poderosas”.


Más allá de los logros y los reconocimientos, las historias de Daniela Liebman y María Hanneman son una inspiradora narrativa de pasión, dedicación y del poder trascendental de la música. Son un recordatorio de que, independientemente del origen o la edad, el talento genuino siempre encuentra su camino.





Comentários


bottom of page