top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

El estetoscopio: Todo comenzó escuchando al vino



En el año 1750, el austríaco Leopold Auenbrugger notó que su padre daba golpecitos a los barriles de vino de su cava, para saber si estaban llenos. Una década después, ya convertido en médico, consideró que podría hacer lo mismo para detectar las vibraciones del cuerpo de sus pacientes, y con ello, saber si estaban sanos o enfermos, según los notara vacíos o llenos.


Supuso, por ejemplo, que, si colocaba sus manos en su pecho y les daba golpecitos con un dedo, podría detectar su grado de enfermedad. Sin embargo, se enfrentó al hecho de que acercarse demasiado a los pacientes, y más si eran mujeres, resultaba indecoroso, además de que causaba repugnancia en el pensamiento colectivo, la idea de atender a un paciente desaliñado.


Tuvo que pasar más de medio siglo para que el médico francés René Laënnec inventara el estetoscopio, en 1816; y lo hizo inspirándose en unas varas huecas, con las cuales jugaban unos niños.

コメント


bottom of page