top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

El misterio de los sueños

Actualizado: 11 may 2020



Dentro del conocimiento científico, la presencia biológica del sueño está relacionada con la consumación de las exigencias metabólicas básicas, es decir, la necesidad de dormir responde a un contraste natural que hay entre el día y la noche (o al revés, ya que depende de cada especie), junto a la posibilidad de conseguir alimento. Es así como, durante el tiempo de sueño, el uso energético del organismo está restringido al período de mayor actividad en el que dicha condición se cumple, lo que a su vez mantiene las funciones en estado óptimo y, por lo tanto, será admisible que la ganancia energética siga siendo constante.


Todo esto resulta lógico, dado que el cerebro consume cerca del 20 por ciento de la energía total al estar en vigilia y, entonces, conforme a la hipótesis, este órgano tendría que reducir sus impulsos eléctricos al dormir. Pese a ello, sucede algo contrario, porque mientras se fabrican los sueños, el cerebro mantiene una actividad similar a cuando un individuo está despierto, pero permaneciendo en reposo.


La cantidad máxima de impulsos eléctricos que genera el cerebro en estado onírico, acompañada con movimientos rápidos de los ojos, es lo que se conoce como la fase REM del sueño, la cual se intercala con momentos de menor actividad y, por consiguiente, corresponde sólo al 20 o 25 por ciento de todo el período de descanso. También es la fase en la que soñamos y, aunque sea el lapso más reparador del proceso, de acuerdo a la gran actividad cerebral que se presenta, conlleva una mayor retención de la información del entorno, más una reducción en la producción de neurotransmisores y en el movimiento de los músculos.


Aparentemente, las características que la ciencia ha encontrado sobre los sueños parecen contradecirse, pero su estudio poco a poco ha ido despejando la atmósfera de misterio y oscuridad con la que se relacionaron hasta antes de la mitad del siglo XX; ahora es posible comprender de mejor manera su función, sus efectos y, un tanto o mucho, la génesis que los crea, a pesar de aún poseer ciertos destellos enigmáticos, que a veces regresan al misticismo y al simbolismo que sigue habiendo en torno a ellos.

La fisiología de los sueños


Por lo regular, el ser humano duerme durante la tercera parte de su vida, en la cual vive soñando aproximadamente otra tercera parte, puesto que tiene cerca de cuatro o seis sueños por noche y en general, al momento de despertar, es capaz de recordar un mínimo de éstos al menos por un breve instante; de esta manera, casi el 95 por ciento de lo que soñamos es olvidado por completo, sin contar aquellas ocasiones en las que no recordamos absolutamente nada, lo cual es independiente a que soñemos, pues sin excepción alguna, siempre soñamos al dormir.


Por lo anterior, la importancia y el misterio que despierta el universo de los sueños ha mantenido a tope el interés de la humanidad, por lo que ha sido estudiado desde la antropología y las neurociencias, incluyendo todas las actividades fisiológicas y psicológicas que percibimos a través de la oscilación diaria entre el sueño y la vigilia.


Hasta la fecha, las conclusiones a las que se ha llegado van, por un lado, sobre el proceso de aprendizaje y la formación y el almacenamiento de la memoria y, por el otro, sobre el mito de la interpretación de los sueños. La primera resolución profundiza en las regiones del cerebro que se activan durante la fase REM, por ejemplo, una de ellas es la corteza, la cual elabora varios mecanismos de alta complejidad cognitiva, como procesar la información obtenida, mientras busca y hace nuevas relaciones conceptuales que se encontraban ocultas estando despiertos y que podrían significar un descubrimiento, o bien, una clase de revelación especial para el individuo.


De dichas asociaciones oníricas han surgido numerosas anécdotas que describen, dentro de lo cotidiano, cómo a partir de un sueño se ha encontrado la solución a un problema que inclusive atraía al insomnio, de ahí la manera en la que varios hallazgos científicos, premisas de libros y la inspiración para hacer largometrajes han hallado su origen en la famosa técnica “consúltelo con la almohada”. Entre los casos más famosos, se encuentran el argumento clave para la novela Frankenstein de Mary Shelley, la tabla periódica de los elementos de Dmitri Mendeléyev e incluso el experimento que realizó Otto Loewi, con el cual demostró por primera vez la naturaleza química de la neurotransmisión.Asimismo, la formación de un recuerdo comprende a todos los componentes sensoriales (imágenes, olores, sonidos, sabores y sensaciones), al igual que a las experiencias, las emociones y los sentimientos, por lo cual se requiere la coordinación de varias regiones del cerebro que al soñar procesan, repasan y seleccionan toda la información recolectada en la vigilia. Dicho de otro modo, el sueño actúa como un organizador de la memoria que exalta aquello que es importante y descarta lo que no.


Vale la pena aclarar que ninguna de estas dilucidaciones se ha comprobado íntegramente, debido a que todavía es un gran reto examinar el cerebro durante el estado onírico.

En cuanto a la desmitificación de la interpretación de los sueños, los científicos han estudiado la cantidad de neurotransmisores que produce el cerebro en la fase REM, y han encontrado que la serotonina y la noradrenalina disminuyen en relación al aumento de acetilcolina que se presenta. Es por eso que las áreas cerebrales que controlan el conocimiento lógico y racional se apagan, mientras que las regiones que concentran las emociones se aceleran.


Con esas circunstancias, el cerebro hila una historia aleatoria, lo más cautelosa posible, a partir de toda la información que está procesando, ya sea que la esté relacionando con aquella que pertenece al pasado y probablemente pueda ya suprimirse, o que la esté almacenando con los nuevos conocimientos que se adquirieron durante el día, o con experiencias y emociones gratificantes o situaciones que generaron cierto tipo de estrés.

El simbolismo de los sueños


Empero, la imaginación también está determinada por todo lo que concierne a la fórmula que crea los sueños y por ello el mundo onírico ha respondido por la creatividad de innumerables coyunturas que ha presentado la historia del arte. Éstas se han relacionado con la interpretación de los sueños, la cual lleva en su esencia la interminable búsqueda que el hombre ha emprendido para descifrar su significado, y con la forma de representarlos y hacerlos partícipes de la realidad, ya que igual influyen en la vida y en ciertos casos se vuelven una motivación para tomar decisiones o cambiar la conducta, en especial en algunas culturas que hicieron de los sueños una parte importante y demostrativa de sus pensamientos, creencias y tradiciones.


Visto como un proceso creativo, los sueños han sido equiparados con señales que marcan el devenir, por lo cual, entonces podrían ser una advertencia ante un problema que, según los asirios, había que solucionar y, en caso de haber soñado cómo lograrlo, había que recrear tal consejo en la realidad. Esas indicaciones filtradas entre sueños asimismo han sido entendidas como revelaciones por las cuales se comunican los dioses con los humanos, un oráculo en el que creían los egipcios y para el cual tenían un lugar exclusivo y sagrado, el templo de Memphis, en donde se acostaban sobre “camas de ensueño” para recibir el consuelo, la asesoría y la sanación de los dioses.


Ese tipo de creencia coincide con las de otras culturas, que igual hicieron de los sueños una pieza clave para acercarse a la divinidad, tales como la griega, la romana y la hebrea; costumbres que al final se transmitieron a las creencias cristianas, que terminaron por ser una parte esencial de la mística, cuyas manifestaciones actuales se encuentran en el budismo, el cual no se limita a recordar e interpretar los sueños, sino que busca participar en ellos, es decir, tener sueños lúcidos en los que existe la posibilidad de experimentar y adquirir conocimientos de la misma manera en la que se aprende y se interactúa estando despiertos.

Ahora bien, sobre la representación de los sueños queda corto mencionar la forma en la que el hombre se ha valido de todos los medios a su alcance y a lo largo de su historia, para transmitir de un modo a veces fiel, a veces interpretando, otras añadiendo recuerdos, asociaciones o delirios, todo lo que somos capaces de reproducir al momento de soñar. Ya sean tintas o acuarelas, letras o laberintos, sonidos y construcciones, tal vez sólo sosiego, animaciones, quimeras y deseos, globos que vuelan entre viñetas, zzz... al final es lo que queda, elementos que dan cuenta de lo trascendental que ha sido y seguirá siendo el misterio de los sueños.

Commenti


I commenti sono stati disattivati.
bottom of page