top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Medicina espacial: llevando la atención médica más allá de la Tierra



Una especialidad que podría inspirar a una nueva generación de profesionales médicos




Si vemos hacia el horizonte, es claro que la medicina se dirige hacia un escenario con necesidades más apremiantes en materia de salud, pero, también, hacia un futuro más inteligente en el que podríamos, incluso, utilizar herramientas de imágenes médicas para escanear nuestro cuerpo y enviar lecturas automáticas a expertos médicos en cualquier parte del mundo.


Ese es un anhelado sueño que se espera que se vuelva realidad algún día, en la Tierra. Sin embargo, podemos decir que éste ya está comenzando ahora mismo, en el espacio, gracias a la medicina espacial, que está sentando las bases para la atención médica del mañana, a cientos de millas sobre el suelo terrestre.


La práctica médica en el espacio


La medicina espacial es una rama de la medicina, que nació en la década de 1950, para apoyar la exploración espacial. Al principio, se ocupaba de los impactos inmediatos de la microgravedad en la fisiología humana; y es que, a medida que aumentaba la duración de los vuelos, también, lo hacía la comprensión de los efectos a más largo plazo debidos a la microgravedad, la radiación y el aislamiento.


La medicina espacial se puede definir, en términos generales, como “la práctica de todos los aspectos de la medicina preventiva, incluidos los exámenes de detección, la prestación de atención médica y el mantenimiento del desempeño humano, en el entorno extremo del espacio y la preservación de la salud a largo plazo de los viajeros espaciales”.


Es una disciplina fundamental para la exploración humana del espacio, ya que apoya la supervivencia y el rendimiento en este entorno desafiante y potencialmente letal. Además, es internacional, intercultural e interdisciplinaria, y opera en los límites de la exploración, la ciencia, la tecnología y la medicina.


Tal cual como la medicina en la Tierra, la del espacio también avanza paso a paso junto con las capacidades de los vuelos espaciales, para poner a prueba los límites de nuestra comprensión y nuestro cuerpo.



El fisiólogo alemán Hubertus Strughold acuñó el término de ‘medicina espacial’, en 1948. Él fue un médico nazi llevado a los Estados Unidos al terminar la Segunda Guerra Mundial, como parte de la Operación Paperclip. Allí, se convirtió en el primer profesor de medicina espacial en la Escuela de Medicina Aeronáutica, que, ahora, se conoce como la Escuela de Medicina Aeroespacial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Strughold jugó un papel importante en el desarrollo del traje presurizado que usaron los primeros astronautas estadounidenses.

La importante labor de los llamados ‘cirujanos de vuelo’


Al igual que sucede en la Tierra, definitivamente, nadie quiere enfermarse en el espacio; y aunque no lo crea, también, es algo común. ¿Sabía, por ejemplo, que el comandante del Apolo 7, la misión de la década de 1960, contrajo un resfriado y se lo contagió a los otros dos astronautas que lo acompañaban, por lo que los tres pasaron todo el viaje atrapados dentro de una nave espacial estrecha, estornudando, tosiendo y agarrándose del suelo?


Si bien, eso fue sólo durante 11 días en la órbita terrestre, imagine lo que podría pasar en un año a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS) y con una afección más seria que un resfriado, como una apendicitis, un ataque al corazón o una lesión severa.


Y es que la gravedad cero juega todo tipo de efectos desagradables en los huesos, los músculos, los órganos, los globos oculares y el cerebro mismo, sin dejar de mencionar los riesgos infecciosos que surgen al mantener encerrada a media docena de personas dentro de un recipiente autónomo, donde un virus o bacteria podría transmitirse de un individuo a otro, indefinidamente.


Los profesionales de la medicina espacial tienen una importante labor y responsabilidad con los trabajadores y participantes de los vuelos espaciales. Estos ‘cirujanos de vuelo’ son clave en el desarrollo de estrategias de mitigación para garantizar la seguridad, la salud y el rendimiento de los astronautas en lo que se considera un entorno extremo y peligroso. Su trabajo incluye todas las fases, desde la selección, el entrenamiento y el propio vuelo espacial, hasta la rehabilitación posterior al viaje y la salud a largo plazo.


Una especialidad con gran futuro


La medicina espacial es la más reciente especialidad reconocida por el Royal College of Physicians del Reino Unido y el General Medical Council. Este reconocimiento está abriendo el camino para que los profesionales de la salud puedan capacitarse en este fascinante campo.


Un médico de medicina espacial es un profesional de la salud que se especializa en medicina preventiva y ocupacional para astronautas y otras personas que trabajan principalmente en aviación y aeronáutica. En esta carrera, asesora sobre cómo prevenir o evitar problemas médicos relacionados con los vuelos espaciales. Asimismo, brinda asesoramiento médico a ingenieros de aviación y a otros especialistas durante la construcción de una nave espacial o equipos, como trajes espaciales o máscaras de oxígeno para pilotos.


Pero ¿es una especialidad con futuro? Desde luego, especialmente si consideramos que las futuras misiones, cada vez más sofisticadas y de mayor alcance, además del turismo espacial, que podría volverse una realidad en los próximos años, plantean innumerables desafíos para la salud de los astronautas; por lo que, sin duda, las agencias espaciales están enfocando sus esfuerzos en esta área.


Actualmente, el apoyo biomédico para las misiones espaciales tripuladas sigue estando a la vanguardia de la investigación médica moderna y el desarrollo de nuevos medicamentos, procedimientos y tratamientos preventivos. Sin embargo, esta disciplina no sólo ha mejorado las tecnologías médicas existentes, sino que, también, impulsa sus propios métodos, prácticas y conceptos.


Estos esfuerzos han creado el sistema perfecto para prevenir los efectos desfavorables de la ingravidez y otros factores de los vuelos espaciales, que hacen posible que las personas sobrevivan durante largos períodos y trabajen activamente en la órbitaterrestre.

bottom of page