top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Pequeña naturaleza de gran belleza

Actualizado: 10 dic 2020



Dentro de las asombrosas manifestaciones que tiene la naturaleza están los insectos, pequeños seres vivos que habitan en todo el planeta y de los cuales se conocen al menos un millón de especies diferentes, aunque se considera que aún faltan por descubrir aproximadamente 30 millones.

Generalmente, los insectos acostumbran habitar en entornos donde la vegetación abunda y la fauna es diversa; y aunque se caracterizan por tener dos antenas, seis patas, dos alas, cabeza, tórax y abdomen, entre sus especies destacan algunas que poseen características físicas muy particulares, que asombran a simple vista y que se relacionan con su color, tamaño, comportamiento, etcétera, tales como:


Mantis orquídea (Hymenopus coronatus)

Podemos encontrarla en las regiones húmedas y cálidas de las selvas de Asia. Guarda un gran parecido con la orquídea alevilla o la orquídea mariposa, del género Phalaenopsis, que, por cierto, son flores nativas de esta región. Su similitud se debe a que los lóbulos que posee en sus cuatro patas andantes son muy semejantes a las flores, de ahí sus grandes posibilidades de camuflaje, que le permiten vivir entre arbustos, sin ser detectada por depredadores, y a la vez, atrapar insectos polinizadores para alimentarse, pues éstos suelen posarse en esas plantas.


Generalmente, los colores de la mantis van del blanco al rosado, aunque pueden variar de hembras a machos, pues ellos suelen tener un cuerpo entre rosa y naranja, con una mancha café en el dorso, mientras que las hembras, una verde; pero además, las mantis pueden cambiar de color en unos días, según el clima, la temperatura y la luz.

El tamaño de las hembras puede ser de seis a siete cm, y el del macho, de 2.5 cm; por ello, éste madura antes y casi no cuenta con lóbulos en sus patas. Asimismo, la hembra se caracteriza por ser muy tranquila mientras espera a su presa, a diferencia de los machos, que pueden ser inquietos y asustadizos.

Hay quienes, siguiendo estrictos cuidados de temperatura y alimentación, pueden criar a las mantis.


Avispa cola de rubí (Chrysis ignita)


De la familia Chrysididae, la cual alberga a más de 3 mil especies, este insecto, también conocido como avispa cuco, habita generalmente en zonas desérticas. Presume de colores metálicos muy brillantes, que pueden ser rojos, azules o verdes, que llevan a identificarlos como avispas joya, avispas de oro o avispas rubí, entre otros apodos, además, que su cubierta tiene una textura labrada.

Su tamaño fluctúa entre seis y 12 mm, y las antenas de los machos suelen contar con 13 segmentos, en tanto, las de las hembras, con 12; pero además, éstas tienen un aguijón, semejante a un tubo, que les sirve para depositar los huevos, y que no les permite picar.

Como mecanismo de defensa, estas avispas doblan sus cuerpos para rodar, como lo hacen las cochinillas.


Caballito del diablo azul (Calopteryx virgo)


Originaria de Europa, esta especie, conocida como caballito del diablo azul, es un odonato zigóptero de la familia Calopterygidae, término que proviene del griego kalós, “bello”, y pteron, “alas”, lo cual refiere a sus singulares alas, que, en su rápido movimiento, apenas son apreciadas.


También conocida como la damisela azul, Calopteryx virgo habita en regiones próximas a bosques, donde existen pequeñas corrientes de agua, ya que prefieren ésta a una temperatura baja y a un flujo moderado o rápido. Lo anterior, porque las condiciones del vital líquido influyen en el desarrollo de sus larvas, siendo una temperatura ideal, en verano, entre 13 y 18 grados centígrados, porque, de lo contrario, puede provocar daño a los huevos.

Además, sus larvas dependen de las plantas acuáticas, pues viven en ellas, haciendo uso de sus tallos y hojas.

Lo más llamativo de esta especie son los reflejos de su cuerpo verde azulado, que se aprecian con intensidad en días soleados.


Chinche rayada (Graphosoma lineatum)

Es una especie de hemíptero heteróptero perteneciente a la familia Pentatomidae, la cual incluye a las chinches boticarias y a las chinches hediondas, y que aproximadamente contempla 5 mil especies, en 900 géneros en 10 subfamilias.

Guarda un gran parecido con Graphosoma italicum, cuyas patas son negras, (las de esta especie son anaranjadas), lo cual ha llevado a que ambas sean consideradas por algunos expertos como subespecies. Aunque, específicamente, G. lineatum habita en Italia, Cerdeña, Norte de África y en Cercano Oriente, y G. italicum suele encontrarse en el centro y norte de Europa.

Este insecto tiende a ser anaranjado, con líneas negras que cruzan su protórax; puede alcanzar entre 8 y 12 mm, y tiene forma de escudo.

Curiosamente, su color negro le sirve para indicarles a sus depredadores que es un insecto repugnante, evitando con ello ser ingerido. Habita principalmente en plantas herbáceas y arbustos fanerógamos, es decir, que producen semillas, pues se alimentan de éstas, lo cual les permite reproducirse entre mayo y septiembre.






Gorgojo azul de Schoenherr (Eupholus schoenherri)


Fue el entomólogo sueco Carl Johan Schönherr quien dio nombre a este singular escarabajo endémico de Papúa Nueva Guinea, que pertenece a la orden coleóptera y a la familia Curculionidae.

Puede alcanzar de 25 a 31 mm y tener colores variables, aunque su base es el azul verdoso metálico, con algunas bandas transversales negras a lo largo de sus élitros (alas anteriores); sus patas son de color azul brillante, mientras que su parte superior, y el extremo de las antenas son negros.

Tal es la belleza de los escarabajos que suelen ser usados como adornos y en la joyería tradicional y moderna, sin embargo, precisamente sus colores cumplen la función visual de ahuyentar a sus depredadores, presentándolos como insectos repulsivos, evitando los ataques.

Básicamente esta especie vive en los árboles, pues se alimenta de plantas, frutos, hojas, polen y musgo.


Gran bruja gris (Thysania agrippina)

Es conocida como mariposa emperador, mariposa de alas de pájaro, mariposa fantasma o diablo blanco; pero acaso, el nombre más aceptado es el de bruja blanca debido a sus colores gris y blanco, que le permiten camuflarse sobre los árboles, y a su gran envergadura, que alcanza hasta los 30 cm. Es un lepidóptero ditrisio de la familia Erebidae, una familia de polillas de la superfamilia Noctuoidea, cuyo rasgo principal es el de mantener un vuelo nocturno.


Una historia explica que una ocasión en que los primeros naturalistas se encontraban recolectando especímenes de aves y murciélagos con sus escopetas, al ver a la mariposa, le dispararon, sin poder alcanzarla, ya que su cuerpo era muy pequeño en comparación a sus alas, y esto dio origen a su nombre.


Thysania agrippina puede encontrarse en las regiones boscosas de Sudamérica hasta Centroamérica, y las fechas de su acopio no han revelado que se genere en determinadas temporadas.


Curiosamente, un ejemplar de esta especie fue tema de una famosa pintura de Maria Sibylla Merian (1647-1717), una naturalista alemana, quien estudió el ciclo de vida de los insectos.


Hormigas de terciopelo (Mutillidae)


Estos singulares insectos, de color rojo, negro, blanco, plateado o dorado, también son conocidos como hormigas de felpa, debido a la vellosidad que recubre su cuerpo. Pertenecen a la familia Mutillidae y a la superfamilia Pompiloidea, la cual contempla también a las avispas, pues, por su apariencia, se relacionan más con éstas.

Es complicado identificar tanto a los machos como a las hembras, a menos que se encuentren en el momento del apareamiento, aunque curiosamente, a veces durante éste, el macho, que es más grande, suele cargar a la hembra en pleno vuelo.

Su tegumento fuerte y rugoso les protege del ataque de avispas y abejas, pues éstas suelen invadir su nido, ante lo cual generan un chirrido agudo, con el que ahuyentan a sus posibles predadores, y en contraparte, ejercen una picadura muy dolorosa y extrema en sus víctimas, al grado que en algunas regiones de Norteamérica son conocidas como cow killers (asesinas de vacas), pues se considera que pueden llegar a matar a este tipo de ganado.

Estos son sólo algunos ejemplos del fascinante mundo de los insectos, que, como mencionamos al principio, se cuentan por millones, empero éstos son de los más bellos, ¿no lo cree?

Comments


bottom of page