top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Reciclando aparatos electrónicos y eléctricos




Debido al alto consumo de equipos electrónicos en todo el mundo, propiciado, en parte, porque los fabrican para tener un corto tiempo de vida, así como por la creciente necesidad de comunicación, se generan millones de desechos de estos productos, que tienen un alto impacto en la naturaleza debido a la toxicidad de sus componentes. Por ello, en octubre pasado, en el marco del Día Internacional de los Residuos Electrónicos, el Foro WEEE, asociación internacional que contempla a 40 organizaciones que gestionan las responsabilidades de productores de este tipo de materiales en el mundo, aseguraba que, al terminar 2021, los seres humanos estarían generando unos 57.4 millones de toneladas de basura electrónica, más que el peso de la Gran Muralla china; en tanto, sostuvo que la generación de estos desechos está creciendo anualmente en 2 millones de toneladas o alrededor del 3 al 4 %.


En este orden, la basura electrónica ha sido objeto de atención por parte de organizaciones ecologistas y de otras dedicadas al reciclaje, que han visto en el rescate de ciertas piezas, una forma de generar utilidades, al tiempo que evitan un mayor impacto ecológico.


Por ejemplo, la firma Recicla Electrónicos México (REMSA) explica, en su sitio web, que cada kilogramo de equipos electrónicos reciclados equivale a 1 kilogramo de combustible no utilizado, o de basura no quemada, enterrada, tirada al mar o exportada de manera ilegal a otros países. Por lo anterior, se dedica, entre otras actividades, a la recolección de desechos, la separación, el reciclaje, con servicio especial a empresas.


De manera práctica y personal, el sitio Team Foods Manos Verdes, con sede en Bogotá, Colombia, sugiere que, antes de desechar nuestros aparatos electrónicos, consideremos lo siguiente: Intentar repararlos, reutilizarlos, donarlos a organizaciones sociales o tratar de reciclarlos, aunque sea parcialmente. Esto no quiere decir que por nuestra propia mano debamos desmontar los dispositivos para separar sus componentes y recuperarlos, como son: plástico, vidrio y metales (mercurio, plomo, cromo, cobre, zinc, cobalto, etcétera), los cuales, por cierto, son muy pesados y contaminantes, sino que se refiere a usar esos equipos hasta el límite, y cuando ya no funcionen, llevarlos a un lugar específico, donde los expertos en reciclaje les darán un trato adecuado.


Desde hace algunos años, el Gobierno de la Ciudad de México lleva a cabo el programa Reciclatrón, que hace extensivo a toda la población de distintas demarcaciones, para que entregue sus desechos electrónicos a una determinada sede, según una fecha establecida. Por ejemplo, al momento de escribir esta nota, está teniendo lugar el acopio de desechos en la Tienda UNAM, ubicada en Ciudad Universitaria. Sin embargo, es muy importante acudir con cita, la cual se puede agendar en el siguiente enlace: bit.ly/2UTRjgQ, o bien, se puede pedir información al correo: educacionambiental@sedema.cdmx.gob.mx

Comments


bottom of page