top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Se descubre el polo norte magnético



El 1 de junio de 1831, el explorador polar James Clark Ross, oficial y botánico de la Royal Navy (Marina Real británica), descubrió, de manera oficial, el polo norte magnético, situándolo en el Ártico canadiense, cerca de la isla de Bathurst. El polo norte magnético es la dirección que señala la aguja imantada de una brújula, dirección que no coincide con la del Polo Norte geográfico.


Desde entonces, se ha ido desplazando de forma errática. A mediados de 1900, su velocidad aumentó de 10 a 55 km al año; en 2007, había entrado en el océano Ártico; en 2018, cruzó la línea internacional del cambio de fecha; y actualmente, se dirige hacia Siberia, a un ritmo aproximado de 40 km por año. En total, el polo ha recorrido 2,200 km desde el lugar donde fue detectado en 1831.


Las brújulas tradicionales, aquellas que utilizan una aguja imantada, así como una larga lista de modernos dispositivos de posicionamiento y geolocalización, como las apps de los teléfonos inteligentes y los sistemas de navegación de los barcos, funcionan con base en los campos magnéticos de la Tierra. Un desplazamiento más rápido del polo norte magnético significa que el movimiento afecta considerablemente los sistemas de navegación, por lo que el Modelo Magnético Mundial que utilizan los GPS de los navegadores y los teléfonos móviles para orientarse ha comenzado a actualizarse más periódicamente.


Comments


bottom of page