top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Svante Pääbo reescribe la historia de la evolución humana





Su trabajo lo hizo ganador del Nobel de Medicina, siendo la primera vez que este galardón se entrega a una investigación de evolución humana


A los investigadores, siempre, les ha fascinado el tema de los orígenes del ser humano. Preguntas como ¿cuándo y dónde apareció el Homo sapiens? y ¿qué nos distingue de otros miembros del género Homo, que nos permitió desarrollar una cultura y una sociedad sin precedentes? son comunes en la mente de todo hombre de ciencia.


A decir verdad, científicos y no científicos sienten una curiosidad especial cuando se trata de conocer nuestras propias raíces. De hecho, durante miles de años, eruditos, filósofos y profesionales de diversas disciplinas han puesto todos sus esfuerzos para descubrir de dónde venimos, quiénes somos y hacia dónde vamos.


Actualmente, gracias al trabajo del investigador sueco Svante Pääbo, nos hemos acercado mucho más a la respuesta de estas grandes preguntas. Él logró lo que otros habían considerado imposible durante mucho tiempo: descifrar el genoma de los neandertales, parientes de los humanos modernos, que se extinguieron hace unos 30 mil años; un trabajo que lo hizo acreedor al Nobel de Medicina 2022.


Extracción de ADN de huesos antiguos

Desde la década de 1980, Pääbo se dedicó a estudiar el ADN antiguo en material procedente desde humanos momificados hasta perezosos terrestres extintos. Esta labor fue técnicamente desafiante porque el ADN antiguo está significativamente degradado y puede contaminarse.


En la década siguiente, desarrolló una serie de métodos y pautas para recuperar e interpretar el ADN auténtico y minimizar el riesgo de contaminación de fuentes modernas, especialmente, de humanos contemporáneos. Para esto, creó cuidadosamente los métodos para rescatar y autenticar el ADN antiguo hasta que éstos fueran lo suficientemente maduros para lograr el objetivo.


En 1984, mientras realizaba su doctorado, en la Universidad de Uppsala, logró aislar, por primera vez, el ADN de las células de una momia egipcia de 2 mil 400 años. Cuando la revista Nature publicó los resultados, toda la comunidad científica hablaba de su trabajo.


En 1997, finalmente, logró aislar el material genético de un hueso de un neandertal de aproximadamente 40 mil años de antigüedad, que formaba parte de un esqueleto hallado cerca de Düsseldorf, Alemania, en la década de 1850. Esta fue la primera vez que el mundo tuvo acceso a una parte del genoma neandertal.



El padre de la paleogenética
Pääbo es considerado el fundador de la paleogenética, un campo de la ciencia, que estudia el pasado a través del examen de material genético preservado, que se encuentra en restos de organismos antiguos.


Primera versión de la secuencia completa del genoma neandertal

En 2010, Pääbo publicó un artículo de investigación sobre un borrador de la secuencia del genoma neandertal. En él, describió el análisis que realizó su equipo a 21 huesos encontrados en las cuevas de Vindija, en Croacia. Según el artículo, se examinó el polvo de huesos de estos especímenes y se seleccionaron tres huesos para su posterior estudio.


La investigación indicó que el último ancestro común de los humanos modernos y de los neandertales debió haber vivido hace unos 800 mil años. También, demostró el flujo de genes de los neandertales a los humanos modernos, pues, aparentemente, ambas especies coexistieron de forma simultánea en la Tierra, principalmente, en Europa y Asia, donde los genomas humanos secuenciados contienen del 1 al 4 % de genes neandertales.


Producto de la misma investigación, Pääbo publicó el genoma de un tipo de humano previamente desconocido: el denisovano, pariente lejano de los neandertales. Esta secuenciación se basó en un fragmento de un hueso de 40 mil años, descubierto en la cueva Denisova, en Siberia.


Así, pudo concluir que los humanos modernos llevamos genes de ambas especies antiguas, con quienes nos relacionamos tras la migración fuera de África, hace unos 70 mil años.


Nuestra herencia neandertal

Al estudiar cómo fluían los genes entre las poblaciones de homínidos antiguos, Pääbo ha podido rastrear las migraciones de estos grupos, así como los orígenes de algunos aspectos de la fisiología humana moderna, incluidas las características del sistema inmunológico y los mecanismos de adaptación a la vida en grandes altitudes.


Este trabajo no sólo ha arrojado una nueva luz sobre nuestro pasado, sino, también, sobre cómo nuestra herencia neandertal influye en nuestro presente; por ejemplo, en la forma en la que el sistema inmunitario reacciona ante diversos patógenos.


Debido a estos aportes, en octubre pasado, el genetista sueco recibió el premio Nobel de Medicina 2022. De acuerdo con el comité organizador, “al revelar las diferencias genéticas que distinguen a todos los humanos vivos de los homínidos extintos, sus descubrimientos sientan las bases para explorar lo que nos hace singularmente humanos”.


Actualmente, las tecnologías de ADN iniciadas por Pääbo para secuenciar el ADN neandertal se utilizan ampliamente en muchos laboratorios clínicos y entornos de investigación. Entre éstos, la ciencia forense y la capacidad de recolectar ADN de restos humanos de cientos de años para identificar brotes de enfermedades infecciosas y estudiar cómo el genoma humano actual ha adoptado nuevas mutaciones.


Para quienes, hoy, habitamos el planeta Tierra, pareciera que las especies extintas desaparecieron sin dejar rastro, pero, evidentemente, Pääbo ha demostrado que han dejado un legado genético y que más ADN neandertal vivo, ahora, se extiende en nuestra enorme población global, lo que significa que este misterioso grupo de humanos, de alguna manera, todavía vive dentro de nosotros.


Fuente: scientificamerican.com



El genetista ha ganado numerosos galardones, como el Premio Louis-Jeantet de Medicina (Suiza), el Premio Kistler (Estados Unidos) y el Premio Leibniz (Alemania). Es miembro de la Real Academia Sueca de Ciencias y, en 2004, se convirtió en miembro extranjero de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Comments


bottom of page