top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

XcaretOasis sin límite para gozar a plenitud



Ojalá pronto podamos ampliar horizontes, sentirnos libres y, si es en territorio marítimo, qué mejor, y si se trata de una región nacional, pues más. Y es que luego de haber parado actividades y de consagrarnos a trabajar básicamente, evitando el trayecto de grandes distancias; la brisa del océano y los exuberantes paisajes, serán un regalo visual, que calmará el estrés, encenderá el ánimo y brindará energía, téngalo por seguro.

Por lo anterior, hoy es momento de exaltar las joyas que tenemos en México, empezando por Xcaret, ya que, por su calidez durante todo el año, es un sitio idóneo para visitarse en verano o, por qué no, en otoño; un tiempo pertinente en el cual este tipo de destinos turísticos ya habrán implementado una serie de medidas para evitar contagios de COVID-19.

Xcaret forma parte de la Riviera Maya, que abarca numerosos litorales de Quintana Roo, como Cancún, Puerto Morelos, Punta Brava, Playa del Secreto, Playa Paraíso, Punta Maroma, Punta Bete, Xcalacoco, Tres Ríos, Playa del Carmen, Playacar, Calica, Punta Laguna, Cobá, Paamul, Puerto Aventuras, Kantenah, Xpu-Há, Akumal, Chemuyil, Xel-Há, Xcacel, Tulum, Muyil, Boca Paila, Biósfera de Sian Ka’an y Punta Allen, conocidos en el mundo como el mayor atractivo del sureste mexicano.

Ostentosa y natural


En el siglo XVI, a la llegada de los españoles, Xcaret ya lucía como una importante zona comercial (en ese tiempo, llamada por los mayas P’olé), cuya principal característica era su ensenada de gran belleza, propicia para fomentar los viajes y las relaciones entre los habitantes; por ello era usada para establecer un puerto de embarque. En los años 1540-1547, según vestigios, pertenecía al cacicazgo de Ekab, siendo bautizada por los primeros españoles como “El gran Cairo”.

Otros datos de P’olé refieren que a su territorio llegaban peregrinaciones, cuya intención era cruzar con canoas hacia la isla de Cozumel, con el propósito de visitar a Ixchel, diosa del amor, de la gestación, de la luna, de la medicina y de los trabajos textiles, quien era esposa del dios solar y en sus representaciones estaba acompañada de un conejo.

No obstante, la afluencia de los pueblos, que ocurría en Xcaret, no escapaba de conflictos por disputas, por lo que de acuerdo a investigaciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), estaba amurallado.


Vestigio de su esplendor es su arquitectura, que posee un estilo denominado Costa Oriental; básicamente, compuesto por fachadas decoradas con pintura, dinteles incrustados, jambas y muros en los templos. Varias de estas construcciones estaban recubiertas de estuco, una pasta de grano fino, compuesta de cal apagada, mármol pulverizado, yeso y pigmentos naturales, que actualmente se usa para cubrir techos o paredes.
Los primeros datos de asentamientos en Xcaret datan del clásico temprano (200 a 600 d.C), aunque el estudio de las construcciones ubicadas a lo largo de la costa, ha revelado que fueron levantadas en el posclásico tardío (1200 a 1550 d. C).


Xcaret moderno


Dando un gran salto en el tiempo, sería en 1984 cuando el arquitecto Miguel Quintana Pali y el doctor Ignacio Bernal Hurtado adquirieron algunas hectáreas del municipio de Solidaridad, en Quintana Roo, con la idea de realizar una atractiva residencia, sin embargo, la belleza y los recursos naturales del lugar los llevaron a pensar en algo más grande, por lo que, al vincularse tiempo después con el empresario Carlos Constandse Madrazo, permitió extender este terreno y desarrollar un gran parque para recreación de todo el mundo, naciendo así Xcaret, en la última década del siglo pasado.

Actualmente es administrado por la firma Grupo Xcaret y comprende 80 hectáreas, donde tienen lugar diversas actividades ecoturísticas y culturales, que permiten al visitante extasiarse con la riqueza y la diversidad natural del lugar, comprendidas en grandes extensiones de selva, ríos subterráneos y cenotes, representaciones de rituales prehispánicos y la visita a importantes reservas naturales.

Maravilloso recorrido


Durante un día puede visitar el aviario, donde se escuchan los gorjeos y el canto de cientos de guacamayas, reproducidas aquí, con el fin, en gran parte, de que regresen a sus lugares de origen. Otro sitio es la representación de una hacienda henequera colonial, donde se procesaba este tipo de agave al cual los mayas nombraban ‘ki’ y utilizaban para la elaborar sogas y cordeles.

Si gusta de la vista panorámica, nada como la Torre escénica, que, a 80 metros de altura sobre la selva, le permitirá observar horizontes de ensueño. Cabe decir que, al salir el sol, las aguas de Xcaret se tornarán de color turquesa.

Una de las novedades de Xcaret es que, en 30 de sus instalaciones, el visitante puede tomarse fotos, pues hay cámaras automáticas suspendidas, con las cuales, lo único que tiene que hacer es sonreír.


En algún momento del día puede disfrutar de una representación de los voladores de Papantla, un mágico e impresionante ritual, muy acostumbrado en la Sierra Norte de Puebla y en Veracruz.

Puede entrar a los ríos subterráneos desde las 8:30 horas de la mañana hasta las 16:30 y nadar en ellos, a medida que los recorra se percatará de la maravillosa sensación de nadar entre arbustos y follajes, mientras se topa con numerosas tortugas. Por cierto, existen tres opciones para sumergirse en éstos.

Por supuesto que la entrada al Parque Xcaret tiene un costo, que bien vale la pena, por todo lo que ofrece al visitante. Si es pagado en línea es más barato y con novedosos descuentos, chéquelo.

Útiles tips:


Un requisito para entrar al parque, es usar bloqueador solar biodegradable y ecológico, así que en caso de que cuente con otro, al llegar le sugerirán cambiarlo por uno con estas características.

Lleve ropa ligera para el clima cálido, sandalias y si no gusta de alquilar una toalla, entonces puede llevar la suya. Cabe decir que, además, puede acceder al temazcal.

La gastronomía de Xcaret es deliciosa. Su restaurante “Dos Playas” ofrece una magnífica vista hacia el mar por donde nadan los delfines y un buffet, con las delicias culinarias más características de la región costera, que podrá consumir teniendo como fondo musical el son jarocho y la música del sureste mexicano.

Xcaret ofrece un servicio de spa, que se brinda bajo una gruta, a la que se llega a través de unas trajineras.

En uno de sus puntos más altos, hay una capilla de estilo rústico, en la que tienen lugar diversas ceremonias como bodas, bautizos, aniversarios y otro tipo de eventos.

Su fauna


Puede admirar la diversidad de especies en sitios como la Isla de los jaguares, el Arrecife de Coral y el Mariposario, que en particular contiene más de 20 especies de estos lepidópteros en pleno proceso de metamorfosis y posando en las flores, una muestra que requiere de un minucioso cuidado de tiempo completo por parte de los empleados del lugar.


Otros datos de la movilidad social que existía en el Xcaret antiguo, pueden encontrarse en el Chilam Balam, el cual documenta la historia de la civilización maya.

El pasado 26 de abril, Grupo Xcaret México presentó Xcaret México Espectacular, un mágico evento nocturno que tiene lugar en este parque, y que es representativo de nuestro país en el mundo, pues despliega una gran calidad artística y talento técnico, con un gran apego a los valores de nuestra identidad.

El espectáculo original, cuenta con más de 10 mil representaciones en vivo y reúne a más de 22 millones de asistentes de todas latitudes.

Commentaires


Les commentaires ont été désactivés.
bottom of page