top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

¿La inteligencia artificial podría reemplazar a los médicos humanos?



En un futuro próximo, los chatbots de IA desempeñarán un papel importante, ayudando a los médicos en tareas clínicas y administrativas




Desde que fue lanzado, el 30 de noviembre de 2022, ChatGPT atrajo la atención de propios y extraños, y rápidamente se ha convertido en uno de los programas informáticos más utilizados y probados de internet.


Esta herramienta, basada en inteligencia artificial (IA), ha dominado la conversación debido a su sorprendente capacidad de proveer respuestas completas, acertadas y exactas a preguntas hechas por los usuarios, así como cumplir tareas en una amplia variedad de idiomas y disciplinas. Sólo necesita recibir indicaciones por escrito, para comenzar a desplegar el resultado en la pantalla.


Su enorme capacidad para realizar múltiples tareas ha hecho surgir la idea de que varios trabajos podrían prescindir de las personas, para ser sustituidas por este tipo de tecnologías inteligentes, incluyendo a los profesionales de la salud.


Qué es ChatGPT

Chat Generative Pre-trained Transformer es una herramienta de procesamiento de lenguaje natural, impulsada por inteligencia artificial, que permite tener conversaciones en línea similares a las de los humanos, a través de un chatbot. Su modelo de lenguaje le permite responder preguntas y ayudar con diversas tareas, como redactar correos electrónicos y ensayos, y crear códigos de programación.


No está conectado a internet, más bien, existe un programador humano que lo alimenta con una gran cantidad de datos en línea, que se guardan en un servidor.


Fue creada por OpenAI, una compañía de investigación con fines de lucro, cofundada por Elon Musk y el inversionista Sam Altman.


¿ChatGPT podría reemplazar a los médicos?

Definitivamente, no. Sin embargo, algunos grupos de investigación médica están llevando a cabo estudios, con el fin de entender su potencial y capacidades como recurso de utilidad en la atención a la salud. Uno de los más destacados fue en diciembre del año pasado, donde esta aplicación demostró su capacidad para responder pruebas de alta complejidad, como el Examen de Licencia Médica de los Estados Unidos (USMLE), en el que ChatGPT obtuvo una precisión de más del 50 %.


Cabe señalar que el United States Medical Licensing Examination es una prueba que sirve para evaluar la habilidad de un médico al aplicar conocimientos, conceptos y principios importantes en el manejo de la salud y la enfermedad. Su aprobación es esencial para que los médicos puedan ejercer su profesión en Estados Unidos.


Por otro lado, investigadores de la Universidad de Liverpool probaron si ChatGPT podría usarse para tomar decisiones sobre la prescripción de antibióticos a los pacientes. Los académicos del Instituto de Sistemas, Biología Molecular e Integrativa mostraron que, si bien, la inteligencia artificial aún no puede reemplazar al médico familiar, existe un claro potencial para que la tecnología desempeñe un papel importante en la práctica clínica.


Los investigadores presentaron al chatbot ocho escenarios hipotéticos de infección sobre los que las personas consultarían comúnmente a su médico. Luego, analizaron el asesoramiento brindado por la tecnología en cuanto a su idoneidad, consistencia y su impacto en la seguridad del paciente.


La evaluación, publicada en The Lancet Infectious Diseases, encontró que ChatGPT entendió los escenarios y brindó respuestas coherentes, incluidos descargos de responsabilidad y señalando a los pacientes las fuentes de asesoramiento. También, pareció entender la necesidad de recetar antibióticos sólo cuando hubiera evidencia de infección bacteriana. No obstante, dio consejos inseguros en escenarios complejos y donde la información importante no se proporcionó explícitamente.


A pesar de esto, es indudable que está muy lejos de sustituir al profesional médico. En este sentido, esta innovación tecnológica tiene la gran desventaja de ser incapaz de realizar diagnósticos; de igual manera, carece de la empatía que sólo un ser humano puede transmitir. Recordemos que la comunicación, la confianza y la empatía siempre serán clave en la relación médico-paciente, tanto para conocer sus necesidades como para conseguir el apego al tratamiento; y, hasta ahora, no existe un instrumento que logre igualar la calidez de la relación entre las personas.


Una herramienta de apoyo a los médicos

Dentro del campo de la medicina, ChatGPT es una herramienta que, de ninguna manera, debe ser vista como un sustituto; más bien, como un complemento al trabajo de los profesionales de la salud. Algunos expertos afirman que este sistema de chatbot podría implementarse, eficientemente, en ciertas tareas de los médicos, tales como:


· Incorporar los registros médicos de un paciente, facilitando al profesional la organización de la información.

· Resumir registros médicos basados en antecedentes familiares de pacientes, síntomas y resultados de laboratorio, entre otros.

· Crear planes de tratamiento personalizados, ya que, al analizar el historial médico, los síntomas actuales y otros factores, ChatGPT crea un curso de tratamiento adaptado a las necesidades de cada persona, lo cual puede ser útil para pacientes con antecedentes médicos complejos.

· Resumir y analizar trabajos de investigación, señalando palabras clave o resumiendo un trabajo de investigación largo y detallado, en especial, para médicos que no trabajan en ese campo, pero necesitan entender, por ejemplo, cuadros clínicos y nuevas opciones de tratamientos.

· Mejora la educación médica, al proporcionar una experiencia de aprendizaje personalizada e interactiva. Esta tecnología puede actuar como un tutor personal para los estudiantes y ayudarlos a comprender conceptos médicos complejos y prepararse para exámenes críticos, como el USMLE.


También, sirve para los pacientes, pues ChatGPT se puede utilizar como un asistente virtual para ellos, ofreciendo recomendaciones y consejos basados en el historial médico, los síntomas actuales y otros factores relevantes.


Sin embargo, es importante tener cuidado, porque, si bien, los modelos de lenguaje en los que se basan los chatbots, como ChatGPT, seguirán mejorando con el tiempo a medida que incorporen comentarios humanos, lo cierto es que aún no están listos para convertirse en un asesor de confianza para los pacientes. Es como si las personas quisiéramos confiar nuestra salud a un estudiante de medicina, quien aún no está listo para brindar asesoramiento médico.


En general, este sistema informático tiene el potencial de revolucionar la medicina clínica, pero, primero, será necesario desarrollar estrategias apropiadas para mitigar los riesgos posibles y los resultados negativos. Y es que el desarrollo de la IA es imparable, y la mejor manera de estar preparado para el futuro es usar sus capacidades para facilitar la práctica médica y generar ventajas en beneficio del paciente.




Comments


bottom of page