top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Lesiones comunes en la práctica de la danza y cómo prevenirlas

El arte de bailar, aunque hermoso y elegante, requiere mucha fuerza, flexibilidad y

resistencia para realizarlo. Sin importar lo complicadas que sean, los bailarines ejecutan

las coreografías, con una habilidad y precisión perfeccionadas durante años de arduo

trabajo y entrenamiento.


Debido a su naturaleza físicamente exigente, la danza conlleva un alto riesgo de sufrir

lesiones, pues los movimientos deben realizarse una y otra vez, para perfeccionar las

rutinas; esta repetición generalmente continúa durante varias horas al día, aumentando la

posibilidad de que se presenten fracturas y otros daños por tensión y sobrecarga en los

músculos.


Si usted es bailarín, familiar de uno de ellos o profesor de baile, necesita conocer las

lesiones más comunes provocadas por la práctica de la danza, con el fin de aprender a

evitarlas.


De cadera

Al bailar, es imprescindible la flexibilidad, la cual requiere ejercitar una articulación en

todo el rango de movimiento. La cadera es una parte muy vulnerable a las lesiones, al

realizar ciertas posiciones comunes en la danza, como el en dehors o turnout, o el split

(apertura de piernas), spagat o grand écart.


Entre las lesiones más frecuentes se encuentran el síndrome de chasquido de cadera,

pinzamiento de cadera, desgarro del labrum, tendinitis de los flexores de cadera, bursitis

de cadera y disfunción de la articulación sacroilíaca.



De los isquiotibiales, que afectan la rodilla o menisco


Estas lesiones suelen ocurrir al practicar todos los tipos de danza y causan dolor en la parte posterior del muslo, en la parte alta del área de los glúteos o hacia abajo, donde los músculos isquiotibiales se conectan debajo de la rodilla. Las líneas de patada, como las que se realizan en las compañías de danza de precisión, ejercen una presión particular sobre el grupo de músculos isquiotibiales.


Fracturas por estrés


También son muy comunes en los bailarines, ya que éstos pasan mucho tiempo de pie, soportando su propio peso. En los movimientos repetitivos de la danza, los pies se mueven constantemente de muchas maneras, incluso hacia arriba y hacia abajo, lo que provoca un impacto repetitivo en ellos y el debilitamiento del hueso, lo cual resulta en una fractura por sobrecarga.



Lesiones de tobillo


Los esguinces de tobillo son una de las lesiones más frecuentes en los bailarines. Se producen cuando un movimiento forza al tobillo a salir de su rango de desplazamiento normal. Pueden causar dolor en la parte interior o exterior del tobillo y, en algunos casos, se puede observar hinchazón.


Fractura del quinto metatarsiano

(fractura del bailarín)


El quinto metatarsiano es el hueso que conecta el dedo meñique con la parte media del pie. La fractura ocurre cuando, con frecuencia, se gira el tobillo mientras el bailarín está de puntillas.


Contracturas musculares


En la mayoría de las ocasiones, se producen porque el músculo se contrae brusca e involuntariamente, causando dolor. Las contracturas más frecuentes, pero menos graves, suelen presentarse cuando obligamos a un músculo, o a un grupo muscular, a realizar un esfuerzo para el que no está preparado. Pueden ocurrir cuando se está haciendo el esfuerzo o después de éste.


¿Cómo saber cuando el dolor se debe a una lesión?


A menudo, el dolor que se experimenta después de bailar es de tipo muscular, que generalmente desaparece en 24 a 48 horas. A veces, los músculos tardan unos días en volverse adoloridos, lo que también es normal. Sin embargo, si el dolor se presenta al inicio de una actividad, mismo que aumenta con el desarrollo de ésta, y que le hace cambiar su peso hacia otro lado o compensar sus movimientos, es posible que haya sufrido una contractura muscular.


¿Cómo prevenir las lesiones causadas por la danza?


La mayoría de las lesiones por uso excesivo e, incluso, algunas lesiones traumáticas de la danza se pueden prevenir descansando lo suficiente y evitando el sobreentrenamiento, desarrollando fuerza y resistencia en todas las partes del cuerpo, usando zapatos y vestimenta adecuados y siempre calentando antes de entrenar o realizar presentaciones.


Lamentablemente, el ballet es un arte muy competitivo, y el espíritu de sobresalir lleva, a veces, a sacrificar la salud del propio cuerpo. En este sentido, los profesores y directores de compañías de danza juegan un papel muy importante en la prevención de lesiones, al asegurarse que sus bailarines estén siguiendo las técnicas adecuadas y una práctica equilibrada.


Si las lesiones se presentan, es importante acudir con profesionales de la salud, para evitar mayores daños y complicaciones.




Komentarze


bottom of page