top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Li Ka-shing. De la pobreza a la riqueza: la historia del hombre más rico de Hong Kong



“El futuro puede estar compuesto de muchos factores, pero donde realmente se encuentra es en los corazones y las mentes de los hombres”.


Li Ka-shing



Li Ka-shing es uno de los hombres más ricos de Hong Kong y una figura legendaria en el mundo empresarial asiático. Pero su gran fortuna no le fue heredada ni tampoco vino de la nada; de hecho, Li nació en la pobreza, y gracias a su inteligencia y trabajo ha logrado convertirse en todo un magnate.


Esta es la historia de superación de Li Ka-shing, conocido como el "Superman" en Hong Kong, gracias a su inteligencia para hacer negocios.


Un pasado lleno de penurias y sacrificios


Li nació en una familia pobre que huyó de China continental a Hong Kong en 1940, después de las invasiones japonesas. Cuando Li Ka-shing tenía solo 14 años, su padre murió de tuberculosis. Con el fin de ganar dinero para su familia, Li se vio obligado a abandonar la escuela y trabajar en una fábrica de plásticos. La familia era tan pobre que Li tuvo que vender la ropa de su padre muerto para conseguir dinero y comprar comida. Si bien la mayoría de los niños de su edad asistían a la escuela o jugaban, Li trabajaba 16 horas al día fabricando correas de plástico.


Li también estaba infectado con tuberculosis. El aislamiento durante esta recuperación, junto con la pobreza extrema y los sentimientos de impotencia, tuvo un impacto profundo en Li Ka-shing. Lidiar con una guerra, la pérdida de un padre, una enfermedad grave y la pobreza, todo antes de los 15 años, inculcó un impulso de por vida en el futuro magnate, para tener éxito más allá.


De la pobreza a la riqueza


En 1950, a la edad de 22 años, dejó su trabajo para comenzar su propia empresa que fabricaba juguetes de plástico. La compañía pronto cambió de planes y comenzó a producir flores artificiales, porque Li escuchó lo populares que eran en Italia. Esta fue la primera decisión empresarial inteligente de Ka-shing. Llamó a esta empresa Cheung Kong.


Por esta misma época, Li comenzó a comprar edificios de apartamentos y fábricas en Hong Kong. Debido a que este fue un período de grave malestar social marcado por disturbios y bombardeos liderados por maoístas, Li a menudo pudo comprar bienes raíces con grandes descuentos. Para cuando el mercado se recuperó de la inestabilidad social, Li empezó a hacer una fortuna.


A medida que la empresa prosperaba, Li comenzó a adquirir propiedades a un ritmo que, a fines de la década de 1970, lo convirtió en el principal promotor privado de Hong Kong.


En 1979, se convirtió en el primer ciudadano chino en adquirir una participación mayoritaria en una antigua casa comercial británica, Hutchison Whampoa. Como ésta había estado batallando durante años, Li convenció astutamente al Hongkong & Shanghai Bank (HSBC) de que le vendiera su participación del 22% en la empresa por menos de la mitad del valor contable. Bajo su liderazgo, Hutchison emergió como el operador portuario independiente más grande del mundo.


En 1987, Li se había transformado de trabajador de fábrica, a multimillonario. Ese año, Li y sus socios pagaron 500 mdd para adquirir casi la mitad de Husky Oil, una empresa canadiense que constantemente perdía dinero y había pasado por muchas reestructuraciones y fusiones. El momento de esta adquisición no podría haber sido más perfecto.


Imperio empresarial con una cartera diversa de negocios

A lo largo de su vida, Li ha invertido en bienes raíces y en una amplia gama de otras industrias. Sus empresas manejan el 70% del tráfico portuario de Hong Kong, tienen grandes participaciones en las compañías eléctricas y en los servicios de telefonía móvil.


Más allá de los bienes raíces, Li Ka-shing ha mostrado una extraña perspicacia en el mundo tecnológico. A finales de 2007, tardó unos cinco minutos en decidir invertir 120 mdd en Facebook, considerando que en ese tiempo la red social apenas ganaba dinero.


También invirtió en Skype cuando estaba perdiendo dinero; y un año después, eBay pagó

2.500 mdd por esta compañía. También patrocinó a Siri que, como todos sabemos, fue comprada por Apple en 2010. Las inversiones en tecnología de Li muestran una brillantez particular al comprender no sólo dónde está el mundo tecnológico, sino hacia dónde se dirige. Para Li, ganar dinero implicaba identificar tecnologías potencialmente lucrativas antes de que se volvieran fructíferas, invertir en ellas y luego venderlas cuando las propiedades alcanzaran su valor máximo.


Li Ka-shing abraza la filantropía


Li también ha llamado la atención por su labor filantrópica. Para él, el éxito comercial viene acompañado de responsabilidad para con la sociedad. Creó la Fundación Li Ka-shing en 1980 con el objetivo de impulsar el progreso social a través del apoyo a la educación y la atención médica; así, ha contribuido con millones de dólares para universidades y hospitales en Asia oriental y América del Norte.


En la actualidad, la fundación ha invertido más de 20 mil mdd en Hong Kong en estas áreas, el 80% de los cuales se ha centrado en proyectos dentro de la Gran China. Se considera la segunda fundación más grande dirigida por un particular, después de la Fundación Bill y Melinda Gates.


Hoy, gracias en gran parte a sus participaciones mayoritarias en Cheung Kong, Hutchison Whampoa y varias otras inversiones, Li Ka-shing tiene una fortuna de alrededor de 30 mil mdd. ¡Esto ha sido suficiente para convertirlo en una de las personas más ricas de Asia y de todo el mundo! ¡Nada mal para un pobre y antiguo trabajador de una fábrica!



Comments


bottom of page