top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

… cartas selladas que datan del siglo XVII han podido leerse?


En un hecho sin precedentes, investigadores del Laboratorio de Conservación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), encabezados por la conservadora Jana Dambrogio, y del Laboratorio de Inteligencia Creativa de Adobe, representados por la ingeniera y diseñadora Amanda Ghassaei, dieron a conocer un algoritmo computacional de rayos X en tres dimensiones, que fue capaz de desdoblar y de leer virtualmente una colección de cartas antiguas que fueron enviadas desde algunos países de Europa a La Haya.


Los resultados de este trabajo fueron presentados en la revista Nature Communications, en su edición de marzo de 2021, e incluyeron el sistema de categorización que se apoyó en un estudio de más de 250 mil cartas y que permite comprender cómo funcionaban las diferentes estrategias de bloqueo.


Lo anterior, porque las misivas, que datan de entre los años 1680 y 1706, se guardaron intactas y se caracterizan por un doblado especial que aseguraba su privacidad, e incluso, el mismo papel funcionaba como su propio sobre. El complejo doblado era conocido como letterlocking (bloqueo de cartas, en español), un modo de seguridad que se usó hasta el decenio de 1830. Hasta ahora, muchas de estas cartas sólo podían leerse cortando el papel y dañándolo irremediablemente.


En la era tecnológica, todo es posible


En el año 2000, cuando Dambrogio encontró un archivo perteneciente al Vaticano, en el cual había misivas selladas con este sistema de seguridad, surgió el deseo de encontrar la manera para desbloquearlas.


Años después, las investigadoras se comunicaron con un museo de La Haya, en Países Bajos, que poseía un baúl con miles de cartas viejas, conocido como Colección Brienne, y que contiene 3 mil148 artículos catalogados, entre los cuales destacan 2 mil 571 cartas abiertas, fragmentos y casi 600 paquetes de cartas cerradas pertenecientes al Renacimiento europeo. Este arcón ha sido clave en este trabajo.



¿Cómo se hizo?

El recurso tecnológico implementado por las investigadoras consiste en una tomografía computarizada de las cartas, de muy alta resolución, una imagen de rayos X en tercera dimensión. Esto, porque el algoritmo que trabajaron identifica capas individuales de papel en el escaneo y reconstruye la geometría de sus pliegues. Lo que hicieron fue extender virtualmente el paquete de cartas para reproducir una imagen de cómo se vería en caso de que estuviera abierto completamente. Con este logro, se pudo observar la escritura, las marcas de agua, los sellos y cualquier otra información oculta dentro del paquete sin dañar los originales.


El algoritmo de despliegue virtual no sólo permite leer las letras sin abrir, sino también visualizar los patrones de doblado y recrear el proceso de bloqueo paso a paso.


El trabajo bajo este patrón permitirá conocer, sin duda, costumbres de esa época, la relación entre las personas que recurrían al envío de misivas y los motivos que tenían para bloquearlas, es decir, toda una historia detrás de cada documento. Interesante, ¿verdad?

Comments


bottom of page