top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Los dioses de la medicina en diferentes culturas


 

Figuras mitológicas veneradas que han influenciado el arte de curar

 



Desde tiempos inmemoriales, las culturas de todo el mundo han venerado a divinidades que personifican la salud y la medicina. Estas deidades, que encarnan tanto el conocimiento médico como la esperanza de alivio y curación para aquellos que sufren, no sólo son el reflejo de la importancia primordial que la salud ha tenido para la humanidad, a lo largo de la historia, sino que, también, han dejado un impacto perdurable en la medicina moderna.

 

A través de mitos y leyendas, estas figuras divinas han servido como inspiración y guía para médicos, curanderos y pacientes por igual. Ya sea mediante oraciones, rituales o el uso de remedios naturales, su veneración refleja la profunda conexión entre lo espiritual y lo físico en la búsqueda de la salud y el bienestar.

 

A continuación, le presentamos algunas de estas deidades mitológicas. Se dará cuenta de que, al explorarlas, podemos encontrar una riqueza de tradiciones, creencias y prácticas que han influenciado el arte de curar. Y es que los dioses de la medicina han ocupado un lugar destacado en la población, ofreciendo esperanza, consuelo y guía, a través de los tiempos.

 

Figuras celestiales: inspiración y consuelo de la humanidad

 

Asclepio, el dios griego de la medicina

También referido como Esculapio, en la mitología romana, es, quizás, uno de los más conocidos cuando se trata de divinidades asociadas con la medicina. Hijo de Apolo, se le atribuye la capacidad de curar enfermedades y traumas, con una vara.

 

Se dice que este dios, además de sanar, tenía la habilidad de revivir a los muertos, con ayuda de una serpiente. Esto hacía que varias almas salieran del inframundo, o bien, no alcanzaran a llegar a él, por lo que Hades se quejó de la labor de Asclepio. Como remedio, Zeus le quitó a la serpiente su capacidad de resurrección, dejándole sólo el poder de la curación.

 

De ahí, surgió su símbolo, el bastón con una serpiente enroscada, conocido como el bastón de Asclepio, que se convirtió en un emblema que identifica mundialmente la profesión médica.

 

La familia de Asclepio también estaba relacionada con las funciones médicas; por ejemplo, Epione, su esposa, calmaba el dolor; sus hijas, Higiea y Panacea, personificaban la higiene y el tratamiento, respectivamente; su hijo Telesforo era símbolo de la convalecencia, mientras que Macaón y Podalirio, sus otros hijos, protegían a los cirujanos y a los médicos.

 

Los templos dedicados a Asclepio, llamados Asclepeions, eran centros de curación, donde se practicaba la medicina y se ofrecían tratamientos espirituales.

 


Imhotep, de hombre a divinidad

En la antigua mitología egipcia, era un sabio, arquitecto, astrónomo y médico que sirvió como visir del faraón Djoser o Zoser, en el siglo XXVII a. C. Es considerado uno de los primeros galenos conocidos en la historia. Además de sus habilidades médicas, también, era visto como un sanador divino y se le atribuyeron numerosos milagros de curación.

 

Su estatus lo llevó a ser adorado, después de su muerte, como dios de la medicina. Se le considera el autor de un tratado médico, el Papiro Edwin Smith, que es uno de los documentos más antiguos relacionados a esta disciplina, conocidos hasta ahora.

 



Bhaisajyaguru, el buda de la medicina

Es una deidad importante en el budismo mahayana; es venerada por su poder de sanación y protección. Su nombre, que proviene del sánscrito, significa, en español, ‘maestro de la medicina’. Es considerado como el origen de las artes de sanación en el Tíbet, ya que se cree que, a través de él, llegaron las enseñanzas de los cuatro tantras médicos, que son la base de la medicina tibetana.

 

Se le invoca para la curación física y espiritual, y su culto ha sido especialmente prominente en las tradiciones tibetanas. Las prácticas de la meditación y la recitación de sus mantras se consideraban una forma de obtener alivio al sufrimiento y la enfermedad.

 


 

Tohil, el sanador divino de los mayas

Es una figura prominente en la mitología maya; desempeñó un papel vital en la vida cotidiana y espiritual de este antiguo pueblo mesoamericano. Reconocido como el dios del fuego, la lluvia y el sol, Tohil era reverenciado como un poderoso ser divino, pero, también, como un sanador supremo. Los sacerdotes mayas realizaban rituales y ofrendas en su honor porque creían que su favor era esencial para mantener el equilibrio en la naturaleza y en la salud humana.

 

Su papel como sanador divino refleja la importancia que los antiguos mayas le otorgaban a la salud y al bienestar físico, así como a la interdependencia entre la humanidad y los dioses en la búsqueda de una vida armoniosa y próspera.

 


Dhanvantari, el señor del ayurveda

En la mitología hindú, es el dios de la medicina y la salud. Se le considera el médico de los dioses y es venerado como la divinidad de la medicina ayurvédica, un antiguo sistema de medicina tradicional de la India, basado en la preservación y búsqueda de la buena salud, prevención y tratamiento de enfermedades, por medio de prácticas de estilo de vida, como la meditación, el yoga y la buena alimentación. Se le representa sosteniendo un cáliz de néctar de la inmortalidad, en una mano, y un surtido de hierbas medicinales, en la otra.

 

Es adorado especialmente durante el festival de Dhanteras, que marca el comienzo del Diwali, el festival más importante en la India. Dhanvantari es una personalidad sobresaliente en la historia del ayurveda. En el hinduismo, los fieles le rezan en busca de sus bendiciones para una buena sanación.

 

Eir, la diosa nórdica de la curación

Está asociada con la curación y la medicina, dentro de la mitología nórdica. Su nombre significa paz, clemencia,​ ayuda o piedad; a menudo, se la describe como una de las doncellas sanadoras de Frigg, la esposa de Odín. Se dice que posee conocimientos profundos sobre hierbas medicinales y técnicas de curación.

 

Aunque no es una de las deidades más prominentes en la mitología nórdica, es respetada por su habilidad para aliviar el sufrimiento y sanar a los enfermos y heridos. De hecho, en tiempos previos a la llegada de la medicina a Europa, la atención médica y la práctica de la curación estaban exclusivamente en manos de mujeres, gracias a la influencia de Eir.

 


Inari Ōkami, una diosa que protege la salud

Se trata de una figura celestial multifacética, asociada con una amplia gama de atributos y bendiciones. Si bien es reverenciada principalmente como una deidad japonesa de la fertilidad, la agricultura y la prosperidad, su influencia se extiende hacia la esfera de la medicina y la curación.

 

Se cree que posee la capacidad de otorgar y preservar la buena salud, así como de proteger contra enfermedades y aflicciones físicas. En los santuarios dedicados a esta deidad, se llevan a cabo rituales y ceremonias, acompañados de oraciones que buscan la intercesión divina para la salud y el bienestar de los devotos.

 

 

De acuerdo con datos de Wikipedia, existen alrededor de 130 deidades asociadas a la medicina, la curación, la salud y el bienestar, en distintas mitologías. Incluso, algunas de ellas aún siguen siendo veneradas como parte de las prácticas propias en determinadas religiones.

 

El impacto de estas deidades dentro de la medicina moderna se refleja en diversos aspectos, desde la adopción de símbolos y prácticas hasta la inspiración en los ideales de curación que representan. Además, la conexión entre lo espiritual y lo físico en la curación, que era fundamental en muchas de estas tradiciones, sigue siendo relevante en la medicina contemporánea, donde cada vez más se reconoce la importancia del bienestar emocional y espiritual en la salud general de los individuos.

Kommentare


bottom of page