top of page
  • Hedy Hernández

Torre Latinoamericana, el gigante de acero



La Torre Latinoamericana de la Ciudad de México se yergue como un símbolo de la modernidad de los años 50, en las inmediaciones del corazón de nuestra gran urbe, y es uno de los edificios más emblemáticos y seguros que existen en la ciudad.


Historia

Todo empezó con el nacimiento de la Compañía de Seguros La Latino Americana, el 30 de abril de 1906 y un presupuesto inicial de cinco mil pesos, pero después de cuatro años, la inversión se multiplicó en 500 mil pesos. Con la llegada de la Revolución tuvieron grandes pérdidas, sin embargo, lograron recuperarse, por lo que buscaron un lugar para instalarse. Eligieron un edificio con estilo art déco ubicado en las calles de Madero y San Juan de Letrán (luego renombrado Eje Central Lázaro Cárdenas).


En 1946, “La Latinoamericana Seguros, S.A.” obtuvo permiso de la Secretaría de Hacienda para construir el rascacielos.


Para este ambicioso proyecto, se contrató a los ingenieros Leonardo Zeevaert Wiechers y Eduardo Espinoza, y los arquitectos Augusto H. Álvarez y Alfonso González Paullada. Uno de los consultores externos que participó en el diseño de la obra civil fue Karl Von Terzaghi, conocido como el “padre de la mecánica de suelos”.


En un principio, el arquitecto Manuel de la Colina diseñó un edificio de 27 pisos con pilotes de madera, estructura de acero y reforzado con concreto; pero luego de una revisión al subsuelo, Augusto H. Álvarez lo modificó, para alcanzar una mayor altura. Fue entonces que la torre pasó a casi 182 m y se consideró el edificio más alto de la ciudad, durante el periodo de 1956 a 1972, año en que se terminó el Hotel de México, actualmente la Torre World Trade Center. También obtuvo el récord del edificio más alto del mundo fuera de los Estados Unidos y de Iberoamérica. ​


Así, nació uno de los proyectos más exitosos del siglo XX, y aunque ya no sea el rascacielos más alto, sí es el más antiguo y uno de los más importantes y representativos de la Ciudad de México.


La edificación se terminó a principios de 1956, siendo inaugurada oficialmente el 30 de abril del mismo año, como el primer rascacielos y el único a nivel global, en estar en una zona sísmica; lo cual sirvió de ejemplo para la cimentación y construcción de futuros edificios en el mundo.


Finalmente, la compañía de seguros se mudó a los pisos 4º al 8º, y el resto del espacio de oficinas se ofrecía en renta.



Construcción

La edificación comenzó en febrero de 1948. El Ing. Zeevaert, estructural y geólogo, elaboró un programa de investigación del subsuelo para conocer la vulnerabilidad a las fuerzas telúricas a las que se enfrentaría la torre y así poder dar al edificio un buen aislamiento sísmico para soportarlas sin problema. Después del estudio, llegó a la conclusión de proyectar una cimentación estructural que creara paradigmas en la ingeniería moderna, ya que el subsuelo de la ciudad es fangoso, con consistencia esponjosa.


Fue necesario hincar 361 pilotes de concreto de punta tipo Button Bottom especialmente diseñados y patentados por la Western Foundation Corp., hasta una profundidad de 33 m hasta la capa resistente del subsuelo, y una losa de cimentación de concreto reforzado a manera de cajón, que podía flotar sobre un sistema hidráulico presurizado por agua, que además servía para empotrar la torre a una profundidad de 13.50 m. Ello explica por qué los sismos no le afectan: se debe a la forma en la que vibra la torre. Una tecnología pionera y que sigue siendo utilizada por todos los constructores de rascacielos para zonas de alto riesgo sísmico.


El sistema no sólo regula el peso ejercido sobre los pilotes, sino que también puede usarse para mantener la verticalidad del edificio, mediante ajustes en la plancha de cimientos. Se reforzó la estructura de los pisos 37 a 40 y la antena se redujo de 54 a 44 metros.


En el año 1952, la estructura ya se encontraba en su sitio, y durante 1953, para darle al edificio su rigidez final, se vaciaron los pisos de la plancha, de un modo poco usual: del 1° al 9° piso, después del 14° al 10° en orden descendente y finalmente del 40° al 15°.


Para lograr que la torre tuviera la altura proyectada, se empleó un material muy ligero y resistente: el acero clasificado con la denominación 47, considerado como el más innovador en aquel momento.

También fue muy importante el abastecimiento y drenaje de agua, ya que fue la primera vez que en México se implementó una instalación hidráulica con tubería de cobre.


La Torre Latinoamericana ganó prestigio a nivel mundial, cuando resistió un fuerte terremoto el 28 de julio de 1957, de magnitud 7,7. Debido a ello, obtuvo un reconocimiento al recibir el premio del American Institute of Steel Construction (Instituto Americano de la Construcción de Acero), por ser “el edificio más alto que jamás haya sido expuesto a una enorme fuerza sísmica”, como atestiguan las inscripciones en las placas en el vestíbulo y mirador del edificio.

Posteriormente, fue puesta a prueba nuevamente con varios terremotos: el del 19 de septiembre de 1985, que tuvo una magnitud de 8,1º en la escala de Richter, con una duración aproximada de poco más de 2 minutos; la réplica de 7,5º que le sucedió al día siguiente; y, por último, el terremoto del 19 de septiembre del 2017, con una magnitud de 7º; aun así, la torre se mantuvo firme cuan alta es.


Se le considera uno de los rascacielos más seguros del mundo, junto con la Torre Mayor, la Torre Ejecutiva Pemex, la Torre World Trade Center México, la Torre HSBC, el Edificio Reforma Avantel, el St. Regis Hotel & Residences y la Torre Insignia.


La torre celebró su 50 aniversario en el año 2006. El 30 de abril de dicho año tuvo lugar una ceremonia que incluyó la reapertura de los pisos 38 al 44 que fueron remodelados; un museo de sitio y la develación de reconocimientos otorgados por El Instituto Mexicano del Edificio Inteligente (IMEI).



Fachada

Está compuesta por acristalamiento doble, para resistir los fuertes vientos, reducir el ruido y controlar la temperatura; y se instalaron tomas de aire para unidades de aire acondicionado. Toda la estructura de lámina acanalada de aluminio fue remachada a mano en cada junta.


Su estilo moderno está inspirado en el edificio Empire State, en Nueva York, Estados Unidos, siendo éste su mayor influencia.

Entre los planes futuros se incluye el remozamiento de la fachada con materiales modernos, manteniendo el diseño y aspecto original; ya que la torre se considera un inmueble con valor histórico y artístico, y por ley, el aspecto de la fachada no se puede cambiar, puesto que está catalogada como monumento por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).


Sitios de interés

· Sótano-Túnel Giratorio y un Simulador 4D: Hay un laberinto de espejos con luces que cambian de color y música, un túnel giratorio y un simulador 4D que pertenecen al Museo de Cera.

· Piso 9-Gran Café de la Gran Ciudad: Cafetería cuya vista permite contemplar el Palacio de Bellas Artes y la zona norte de la Ciudad de México.

· Piso 36-Museo del Bicentenario: Recinto cultural dedicado a los primeros cien años del México independiente: desde la Nueva España hasta antes de la Independencia y hasta el inicio de la Revolución. Destacan fotografías, documentos y artículos de colección, como la espada de Iturbide con la que juró la independencia de México.

· Piso 37-Cafetería y tienda de souvenirs.

· Piso 38-Museo de Exposición Permanente "La Ciudad y la Torre a través de los siglos": Este sitio exhibe la historia de este lugar desde los antecedentes prehispánicos de la zona donde fue construida. Asimismo, se cuenta la historia de otros monumentos históricos.

· Entre los pisos 39 y 40, tiene pantallas con tecnología LED que son un reloj digital, uno de los elementos icónicos del edificio.

· Piso 40-SkyBar: Bar con una amplia carta de coctelería. Sin duda, la mejor opción para admirar la ciudad de noche, con vista al Palacio de Bellas Artes.

· Piso 41-Miralto Restaurante: El lugar ideal para disfrutar de una buena bebida o de algún platillo, de cocina de fusión.

· Pisos 42 y 43: Dedicados a algunas exposiciones temporales en distintas épocas del año, acorde al mes que se trate.

· Piso 44-Terraza: Con vistas panorámicas de 360º de la ciudad. Su mirador público ofrece la mejor vista de la capital, hasta la apertura del mirador en el piso 52 de la Torre Mayor, en diciembre del 2004.

· En todos los miradores se instalaron telescopios para observar la ciudad.



La Torre en números


· Terreno: 1,171 m2

· Altura del edificio: 139 m

· Altura de la antena: 42 m

· Altura total: 181.333 m sobre el nivel de la calle

· Superficie construida de cristal: 27,727 m2

· Superficie construida de lámina acanalada de aluminio: 3,200 m

· Área total: 28,000 m2

· Peso de la estructura rígida de acero: 3,200 toneladas

· Peso de la instalación sanitaria: 50 toneladas

· Lámparas de iluminación: 4 mil

· Peso total: 24,100 toneladas

· Sótanos: 3

· Pisos: 44

· Escalones: 916

· Elevadores: 7, con una capacidad de 3000 lbs c/u, y una velocidad de 4 m/s, que en su momento fueron los más rápidos del mundo

· Tiempo de recorrido de P. B. al piso 37 es de 29.15 segundos

· Capacidad de sus cisternas: 250 mil litros

· Primer edificio en el mundo en cuya construcción se usó vidrio y aluminio para forrar el armazón

· Al concluir su construcción, estuvo en la lista de los 6 rascacielos más altos del mundo.

· Ostentó el título del edificio más alto de la ciudad durante 27 años

コメント


bottom of page