top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Las enfermedades mentales en el cine






Al igual que otros medios de comunicación, el cine cuenta con propiedades como la formación de cánones de belleza, de valores y de imágenes, que sirven de prototipos en general. La psicología y sus diferentes campos no son una excepción. El cine ha ayudado a forjar en el inconsciente colectivo la imagen de la psicoterapia y de la actividad terapéutica.

Pese a que no todos los psicólogos y psiquiatras están de acuerdo con la forma en la que el séptimo arte representa algunas de las enfermedades mentales, la realidad es que estos filmes le han permitido al público en general estar al tanto de ciertos padecimientos de los que no tiene información suficiente; incluso, ha permitido borrar algunos prejuicios sobre las personas que los padecen y ser empáticas con ellas y su forma de vida.


Es por ello que le presentamos algunas de las películas que han hecho referencia a algunas de estas enfermedades.


Alguien voló sobre el nido del cuco (Técnicas psiquiátricas)

Jack Nicholson es el protagonista de esta impactante cinta, respaldado, además, por grandes actores, como Danny DeVito y Louise Fletcher. La historia se desarrolla en un hospital psiquiátrico en el que permanece recluido Randle McMurphy (Jack Nicholson), quien es evaluado para saber si realmente padece una enfermedad mental o la está fingiendo, puesto que ha sido acusado de violación. Con esta trama simpática y, al mismo tiempo, desgarradora, se dan a conocer los conflictos propios de una institución mental. ¿Era McMurphy un espíritu libre que sucumbió a la presión de reglas inflexibles o realmente padecía un trastorno psiquiátrico? La película da el pretexto perfecto para realizar una crítica a las técnicas psiquiátricas del momento, pero, sobre todo, es un golpe al poder y a la sociedad.


Una mente maravillosa (Esquizofrenia)


Russell Crowe interpreta a John Forbes Nash, un acreedor al Premio Nobel de Economía, quien se ve terriblemente afectado por la esquizofrenia que padece. La película es un viaje apasionante por los misterios, detalles y las etapas más oscuras de esta enfermedad. Sin embargo, también, es un filme sumamente esperanzador, pues trata de despojar a la esquizofrenia del halo negativo con el que la sociedad la sataniza.






Inocencia interrumpida (Trastorno límite de personalidad y otros)


Un excelente reparto es el que respalda a esta película, con grandes actores, como Winona Ryder, Whoopi Goldberg, Brittany Murphy y Angelina Jolie; está última consiguió un premio de la Academia, como mejor actriz de reparto. En la cinta, se presenta toda una gama de trastornos psiquiátricos, como la sociopatía, la bulimia, la depresión severa y el trastorno límite de personalidad.







Psicosis (Psicosis)


Dirigida por Alfred Hitchcock, narra la historia de Marion, una empleada de una inmobiliaria, cuyo jefe le confía la misión de depositar una gran suma de dinero en el banco, pero ella decide quedárselo y escapa de la ciudad. A mitad de su recorrido, la protagonista es sorprendida por una tormenta, por lo que se detiene en un motel, a orillas de la carretera. Allí, conoce a Norman Bates, un joven psicótico, quien le da un giro inesperado a la trama.


Mejor... imposible (Trastorno obsesivo compulsivo)


Melvin Udall (Jack Nicholson) es un famoso escritor de novelas románticas, que padece de trastorno obsesivo compulsivo. Durante la cinta, se dejan ver claramente los síntomas característicos de la enfermedad, tales como excesiva pulcritud y orden, evitar tocar a las personas, una extraña relación con la gente que lo rodea y los mecanismos de defensa. La trama muestra cómo, por medio de ciertas circunstancias y personas, Melvin comienza a cambiar algunos parámetros de su vida e inicia un proceso de curación.


El club de la pelea (Trastorno de identidad disociativo)

Jack (Edward Norton) ha proyectado en Tyler Durden (Brad Pitt) las características tanto físicas como psicológicas que siempre ha querido tener, o que tiene, pero que reprime. Así, Tyler no sólo actúa en su lugar, sino que, también, tortura física y psicológicamente a Jack por no comportarse como debería. La violencia de la cinta es la catarsis del materialista mediocre que interpreta Norton, actor que representa a un personaje con trastorno de identidad disociativo.




Mr. Jones (Trastorno bipolar)


Mr. Jones (Richard Gere) es un hombre que se ve severamente afectado por un tipo de trastorno bipolar. Consciente de que necesita tratamiento, se interna en una clínica psiquiátrica luego de uno de sus episodios, ya que había intentado volar como un avión, desde un tejado. No es disciplinado en tomar sus medicinas, por lo que ocasiona más de un altercado al interior del hospital.


Veronika decide morir (Trastorno depresivo)


La cinta narra la historia de una joven de 24 años, quien, a primera vista, parece tenerlo todo en la vida. Al darse cuenta de que todo lo encuentra monótono, decide suicidarse. Su fallido intento le deja como consecuencia severos daños cardíacos que acortan su tiempo de vida. Es ingresada a un hospital psiquiátrico, en el que conoce a nuevos amigos y al amor, mientras espera su muerte inminente.


Fragmentado (Trastorno de identidad disociativo)


James McAvoy interpreta a Kevin Wendell Crumb, un hombre que fue víctima de abuso y que fue diagnosticado con trastorno de identidad disociativo. Debido a su padecimiento, posee 23 personalidades diferentes, aunque todavía queda una por emerger, mucho más dominante que las demás. Con una de esas múltiples personalidades, Kevin rapta a tres chicas, y la trama se desenvuelve entre la lucha de éstas, la de la psiquiatra por ayudar a su paciente y la del protagonista, contra sus ‘otros yo’.


El cisne negro (Esquizofrenia, psicosis)



Nina, encarnada por Natalie Portman, es una bailarina de ballet, que forma parte de una compañía de danza neoyorquina. Es muy disciplinada en su profesión, ya que busca ser la mejor, al grado de ser perfecta. Esa obsesión, la presión de su madre, su rivalidad con su compañera Lily y las exigencias de su entrenador orillarán a Nina a desarrollar trastornos mentales que le impiden diferenciar entre la realidad y la imaginación, llegando a su extremo el día de la función de El lago de los Cisnes.





Joker (Esquizofrenia, depresión y síndrome pseudobulbar)


Una de las características de este villano de cómics, enemigo de Batman, es su risa pronunciada e incontrolable, producto del síndrome pseudobulbar, que se distingue por la expresión emocional exagerada o inapropiada en un contexto. La película de 2019, del director Todd Phillips muestra la dura vida de Arthur Fleck, con abusos por parte del sistema e injusticias dentro de su familia, que potenciaron sus trastornos mentales y lo motivaron a convertirse en un villano. Lo interesante del filme y del personaje en sí es que utiliza el recurso de la enfermedad mental, para lanzar una brutal crítica a la sociedad.



El padre (Alzheimer)


Es una película desgarradora, que muestra la realidad de una persona con Alzheimer y cómo afecta a su familia y a las personas que la rodean. Anthony (Anthony Hopkins) es un adulto de 80 años, terco, que ha tomado la firme decisión de vivir solo. Su hija, a quien se le dificulta visitarlo a diario, le ha contratado un sinnúmero de cuidadores para que lo atiendan, sin embargo, él los rechaza a todos. La trama gira en torno a la pérdida paulatina de memoria de Anthony, enfermedad que, poco a poco, lo va alejando de su hija.


Memento (Amnesia)

Leonard no recuerda nada de lo que vive en su día a día; su último recuerdo es de la vez en la que su esposa sufrió un ataque mortal y él trató de evitarlo fallidamente. Aquella ocasión, Leonard recibió un fuerte golpe en la cabeza, que le dejó afectada su capacidad de memoria. Con ese único recuerdo en su mente, el hombre busca venganza contra el asesino de su esposa, a quien rastrea con ayuda de una cámara instantánea y las notas tatuadas en su cuerpo.




El gran pez (Trastorno esquizofrénico de la personalidad)


Es una película que muestra lo duro de las enfermedades mentales y la relación entre padre e hijo, de una manera artística, bella y sensible, que va directo al corazón. William, un adulto joven, lleva distanciado de su padre, Albert, desde hace varios años; sin embargo, tras enterarse que éste padece de una enfermedad terminal, decide dejar las diferencias a un lado y estar a su lado durante el tiempo que le quede de vida. El señor Albert padece del trastorno esquizofrénico de personalidad, lo que le hace narrar las vivencias de su juventud, de una manera exagerada y fantasiosa, mezclando la realidad con la ficción.

Las mencionadas anteriormente son sólo un pequeño ejemplo del amplio catálogo fílmico que aborda el sensible tema de las enfermedades mentales, en sus múltiples expresiones, dentro de diversas tramas. No nos olvidamos, por supuesto, de cintas como Melancolía, El maquinista, El diario de Noa, 50 primeras citas, Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, entre muchas otras no tan comerciales y de otros países, por ejemplo, el cine francés, que, también, tiene muchas propuestas interesantes.


Como puede verse, la relación entre la psicología y el cine es total. Y es que las películas evocan emociones y sentimientos que impactan al espectador e, incluso, lo llegan a marcar de manera importante. Por ello, este listado hace las veces de un compilado de información, para todo aquel que quiera conocer más sobre estos padecimientos, y de un medio de apoyo, para aquellas personas que se ven afectadas por estos trastornos.

Opmerkingen


bottom of page