top of page
  • Foto del escritorRedacción Relax

Sandboarding, el placer de deslizarse en las dunas


 

La combinación perfecta de aventura y belleza natural, que garantiza una experiencia única y llena de diversión



El mundo de los deportes extremos está lleno de emociones y desafíos, y esta práctica no es una excepción. Surcar las dunas a toda velocidad, sentir el viento en el rostro y la sensación de volar son, simplemente, indescriptibles.

 

Conocida también como sandsurfing, esta disciplina combina la adrenalina del snowboarding con la majestuosidad de las dunas de arena, brindando una vivencia única, que deja a los apasionados de la aventura ansiosos por más.

 

¿Qué es el sandboarding?

En pocas palabras, es un deporte que invita a descender por imponentes dunas, a toda velocidad, desafiando la gravedad y experimentando una descarga de adrenalina inigualable.

 

Implica deslizarse por el terreno de arena irregular, utilizando una tabla similar a la de snowboarding o skateboarding. Ya sea en el desierto, en playas o en áreas especialmente designadas, los entusiastas de esta actividad buscan la emoción y la velocidad mientras descienden por las pendientes de arena.

 

El origen del sandboarding

Aunque sus orígenes son un poco confusos, se cree que surgió en el Antiguo Egipto. Según los antiguos jeroglíficos, los faraones y sus cortesanos usaban tablas de madera para deslizarse por las dunas de arena cerca del río Nilo.

 

Otro punto en su historia se remonta a China, durante la dinastía Tang (618-907 d. C.), donde deslizarse por la arena era un pasatiempo popular entre las clases privilegiadas.

 

En América del Sur, los indígenas de Perú también practicaban el sandboarding en las dunas de Huacachina. Utilizaban tablas hechas de madera de huarango y lo hacían como una forma de diversión y competencia. Sin embargo, fue hasta el siglo XX cuando esta actividad empezó a despegar como deporte.

 

 

 

Equipo necesario para una práctica segura

Para disfrutar al máximo del sandboarding, es importante contar con el equipo adecuado, que incluye:

 

·       Tabla de sandboarding: Existen diferentes tipos de tablas, desde las más básicas hasta las profesionales, con diseños y características que se adaptan a cualquier estilo y experiencia. Pero, de manera general, suelen ser más anchas y resistentes que las de snowboarding tradicionales, con una base especial, que facilita el deslizamiento sobre la arena.

 

·       Protecciones: Usar casco, gafas, guantes y cubiertas para codos y rodillas brindará seguridad y permitirá afrontar las dunas con mayor confianza.

 

·       Cera para sandboard: Ésta ayuda a mejorar el deslizamiento en la arena y da mayor control sobre la tabla.

 

Técnicas y habilidades básicas

Al igual que en otros deportes de tabla, este requiere cierta capacidad y técnica para dominar las dunas y disfrutar al máximo de la experiencia. Controlar la velocidad, mantener el equilibrio y realizar giros y saltos son habilidades clave que los practicantes deben desarrollar para deslizarse con éxito por las dunas de arena.

 

Una de las principales diferencias entre el sandboarding y el snowboarding es el terreno; en el primero, puede ser más impredecible y desafiante. Adaptarse a la textura y la inclinación de la arena puede llevar tiempo, pero, una vez que se domina, la sensación de deslizarse por las dunas es incomparable.

 

Destinos populares en el mundo

Este deporte extremo se practica en todo el mundo, pero hay algunos destinos que se destacan por sus impresionantes dunas y su popularidad entre los aficionados. Desde las vastas extensiones desérticas hasta las playas con imponentes montañas de arena, las posibilidades son infinitas.

 

Huacachina, Perú: Es un oasis ubicado en el desierto de Ica, conocido por sus impresionantes dunas de arena y, por lo mismo, considerado uno de los mejores lugares del mundo para practicar sandboarding.

 

Namibia: Las dunas de este país africano son famosas en todo el mundo, por su belleza impresionante. Aquí, se puede disfrutar de las dunas de Sossusvlei y experimentar la emoción de deslizarse por las altas pendientes de arena.

 

Dubái, Emiratos Árabes Unidos: Esta ciudad es famosa por sus rascacielos y lujosos hoteles, pero, también, alberga enormes desiertos de arena donde se puede disfrutar del sandboarding y experimentar la emoción de deslizarse.

 

Gran Mar de Arena de Siwa, Egipto. Es un vasto y dorado océano de arena, que se despliega en el desierto líbico, famoso por sus temibles tormentas de arena, que, según las leyendas, pueden devorar a cualquier humano desprevenido. Sólo aquellos que son lo bastante valientes y aventureros se atreven a explorar la belleza de esta colosal duna, considerada la tercera más alta del mundo, con más de 150 metros de altura.

 

Australia. Ofrece una gran cantidad de playas arenosas donde se puede practicar sandboarding; la isla de Fraser y Stockton Beach son algunos de los destinos más populares.

 

México. Nuestro país también cuenta con algunas zonas para practicar este deporte, como las dunas de Samalayuca (Ciudad Juárez, Chihuahua), las dunas de La Cruz (Sonora) y el Ejido Banco Cuervitos (Mexicali, Baja California).

 

El sandboarding es mucho más que una actividad recreativa; es una forma de conectarse con la naturaleza y desafiar los límites del cuerpo y la mente. Con la combinación perfecta de emoción, aventura y belleza natural, es un deporte que vale la pena explorar, para los amantes de la adrenalina y los buscadores de nuevas experiencias.

 

Consejos para principiantes

  • Comience en dunas pequeñas y de baja pendiente, para familiarizarse con la tabla y la técnica. Le recomendamos apoyarse en un profesional.

  • Practique diferentes posiciones, como tumbado, sentado o de pie, para encontrar la que le resulte más cómoda.

  • No tenga miedo de caer, es parte del aprendizaje. Lo importante es levantarse y seguir intentándolo.

  • Disfrute del paisaje, la naturaleza y la sensación de libertad que brinda el sandboarding.

 

 

Comentários


bottom of page